Navigation

Pekín acusa a tres exdirigentes de "conspiración"

Un informe entregado al congreso por la Comisión de inspección disciplinaria acusa en particular a una figura con viento en popa del Partido, Sun Zhengcai, destituido en julio pasado, oficialmente por corrupción, tras estar involucrado en un complot afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 octubre 2017 - 07:59
(AFP)

Pekín desbarató un complot urdido por tres exresponsables del país, afirmó este lunes el gubernamental Partido comunista, días después del cierre de un congreso quinquenal que consolidó en el poder al presidente Xi Jinping.

Un informe entregado al congreso por la Comisión de inspección disciplinaria acusa en particular a una figura con viento en popa del Partido, Sun Zhengcai, destituido en julio pasado, oficialmente por corrupción, tras haber estado involucrado en un complot, informó este domingo la agencia China Nueva.

Sun, el dirigente chino de mayor rango caído en desgracia durante los últimos cinco años, se habría asociado junto a otros dos muy altos responsables actualmente en la cárcel tras ser condenados en casos de corrupción durante los últimos dos años: Ling Jihua, exjefe de gabinete del expresidente Hu Jintao, y Zhu Yongkang, exjefe de los servicios de seguridad.

"Zhu Yongkang, Sun Zhengcai, Ling Jihua y otros violaron gravemente la disciplina y las reglas políticas del Partido, y por ambición política recurrieron a la conspiración", según el informe citado por la prensa oficial.

El Partido Comunista Chino (PCC) "detectó a tiempo, manejó con determinación y erradicó a esos arribistas conspiradores", agrega el informe, sin dar más precisiones.

El informe señala a "grupos de interés" no especificados de haber "atentado gravemente contra la seguridad política del Partido y del país".

Esas acusaciones salen a la luz tras el XIXº Congreso del PCC, que consolidó sustancialmente el poder de Xi Jinping, cuyo "pensamiento" ingresó a la Carta del Partido, un honor hasta entonces solo reservado en vida a Mao Tsé-Tung, el fundador del régimen comunista.

Xi obtuvo un segundo mandato de cinco años al frente del PCC, es decir del país.

Desde su llegada al poder a fines de 2012, se destacó por una guerra abierta contra la corrupción que sancionó a 1,5 millones de personas, según cifras oficiales. Algunos lo acusan sin embargo de haber aprovechado para alejar del régimen a sus adversarios políticos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.