Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos presuntos guerrilleros del ELN acompañan a Derk Johannes Bolt (izq) y Ernest Marie Follender tras su liberación, este sábado 24 de junio de madrugada en Catatumbo, al noreste de Colombia

(afp_tickers)

Los dos periodistas holandeses liberados por el ELN en Colombia, tras seis días en poder de esta guerrilla, afirmaron estar bien de salud y adujeron su rapto a un "gran error" por ingresar a una zona conflictiva, informaron este sábado medios locales.

"Tenemos unas pocas heridas, efectos de árboles que cortan las piernas y los brazos, pero físicamente y psicológicamente estamos bastante bien", explicó Derk Johannes Bolt a Caracol Radio.

El reportero, de 62 años, y el camarógrafo Eugenio Ernest Marie Follender, de 58, fueron secuestrados el lunes por guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) en la convulsa región del Catatumbo, en el noreste de Colombia.

Ambos fueron entregados por el ELN, único grupo rebelde activo del país y que negocia la paz con el gobierno, la madrugada del sábado a una comisión humanitaria que ayudó a su liberación.

"Al principio creíamos que era un robo, porque nos dijeron que les entregáramos la cámara", aseguró, pero se dieron cuenta de que se trataba de un secuestro cuando los detuvieron.

"Fue muy duro, pero la gente que nos ha capturado fueron muy amables y nos trataron con mucho respeto", agregó Bolt.

Los reporteros trabajan para el programa Spoorloos, que ayuda a holandeses adoptados a encontrar a sus familias biológicas en todo el mundo. Según su página web, desde su lanzamiento en 1990 han recibido más de 1.000 peticiones de ayuda anuales.

Bolt precisó que ingresaron al Catatumbo, zona fronteriza con Venezuela, para hacer labores relacionadas con su programa por "un gran error", ya que nadie les advirtió de que era una región con problemas de seguridad.

"Nadie nos ha dicho 'no vayan a entrar' (...) Nunca pensamos que nos podría pasar, pero fue una lección", afirmó el periodista, quien afirmó que los primeros dos días estuvieron detenidos en casas y luego fueron trasladaron a la selva por la presencia del Ejército.

Las autoridades holandesas aseguraron que realizan labores para que los dos comunicadores regresen cuanto antes a su país.

El gobierno de Juan Manuel Santo y el ELN, que tiene unos 1.500 combatientes según cálculos oficiales, negocian desde febrero en Quito para superar medio siglo de conflicto armado.

Con las pláticas, el gobierno busca la "paz completa" tras la firma en noviembre de un acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del continente.

AFP