Navigation

Piden explicaciones al Gobierno alemán por la investigación a periodistas

El fiscal general federal de Alemania, Harald Range, en Karlsruhe el 4 de junio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 agosto 2015 - 17:32
(AFP)

Numerosas voces pidieron este miércoles explicaciones al Gobierno de Angela Merkel, al que acusan de reaccionar demasiado tarde a una investigación por "traición" contra unos periodistas y que le costó el cargo al fiscal general de Alemania.

La polémica tiene su origen en el blog Netzpolitik.org, que a principios de año publicó unos documentos presuntamente procedentes de los servicios de inteligencia alemanes y que hablaban de un sistema de vigilancia de internet. La semana pasada, el mismo blog precisó que el fiscal general había abierto una investigación preliminar contra dos periodistas que habrían revelado secretos de Estado y por tanto incurrido en una "traición", algo que no ocurría desde los años 1960.

El martes, el fiscal general federal, Harald Range, criticó al ministro de Justicia, Heiko Maas, por querer influir en la investigación, lo que le valió un cese fulminante.

No obstante, pese a la decisión del ministro, la polémica por lo que se considera un atentado a la libertad de prensa seguía viva este miércoles en Alemania. Muchos criticaban la reacción tardía del ministro sobre la investigación iniciada en mayo y que evidentemente no intentó suspender, por lo menos al principio.

Maas "dejó pasar por mucho tiempo el procedimiento" y no reaccionó "hasta que empezaron las primeras protestas", apuntó el periódico Tagesspiegel, secundado por el cotidiano conservador Die Welt, para el cual Heiko Maas, al tanto desde el principio de la investigación, "nunca dio instrucciones claras y solo lo hizo en el momento que el caso se hizo público".

Los comentaristas observaron igualmente que, al principio del procedimiento, había una denuncia contra X por "traiciones de secretos de Estado", hecha por el presidente de la Oficina de protección de la Constitución, Hans-Georg Maassen, bajo la autoridad del Ministerio del Interior.

La denuncia interpuesta, prosiguen, hubo de contar necesariamente con el aval del ministro del Interior conservador, Thomas de Maizière, conocido por su cercanía con la canciller Merkel.

En ese sentido, Die Linke, partido opositor de izquierda radical, pidió la renuncia de Maassen y exigió igualmente que los ministros Maas y De Maizière "asuman su responsabilidad en el caso" y expliquen cómo pudo darse. Los Verdes, otro partido de oposición, hicieron peticiones similares.

Varios periódicos incideron también en que la fiscalía alemana no es independiente del poder político, elemento invocado el martes por Range cuando acusó a su ministro de intromisión en el sumario.

"En los edificios fortificados de la fiscalía general federal" de Karlsruhe (en el suroeste), "no hay investigadores autónomos". El fiscal general, recomendado por el ministro de Justicia, elegido por el Bundesrat (Cámara alta del Parlamento), es un "funcionario político", insiste el periódico Süddeutsche Zeitung.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.