El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, manifestó este viernes que las reformas constitucionales que promueve su gobierno son legítimas, y pidió diálogo ante las protestas de opositores que han provocado un centenar de detenidos en los últimos días.

"Esas reformas son una demanda legítima de la sociedad panameña, de todos (...) La iniciativa es darle al país un nuevo orden constitucional", dijo Cortizo durante un discurso en cadena nacional.

"Ningún panameño debe sentirse excluido", indicó el gobernante. "Lo que no vamos a permitir es la violencia".

Las palabras del mandatario se producen tras cuatro días de protestas que han dejado al menos un centenar de detenidos, entre ellos varios extranjeros, y múltiples denuncias de violaciones de derechos humanos y presuntos arrestos arbitrarios.

Este viernes cientos de jóvenes volvieron a protestar frente a la sede de la Asamblea Nacional, en la capital, donde el jueves se produjeron enfrentamientos con la policía.

Las protestas se producen después de que la Asamblea unicameral aprobara el lunes un proyecto gubernamental para reformar la Constitución, que data de 1972.

El proyecto volverá a ser discutido en un nuevo período legislativo en 2020 para luego pasar a un referéndum.

La Asamblea respaldó las palabras del mandatario e invitó a la ciudadanía, a través de su cuenta de Twitter, a participar en las próximas rondas de consultas "sin ningún tipo de discriminación".

Pero varios grupos estudiantiles, impulsores de las protestas, exigieron horas antes "eliminar" las reformas y convocar un proceso constituyente "que permita la participación de todos y todas".

A su vez acusaron al gobierno de "altos niveles de corrupción, irrespeto y discriminación" y de "brutal represión" a las protestas.

El paquete de reformas, elaborado por un consejo de múltiples sectores, tiene como principal objetivo la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento institucional.

Sin embargo, los diputados, muy cuestionados por distintos escándalos de corrupción, realizaron cambios al texto original, lo que provocó el descontento.

Entre las modificaciones hechas por los diputados figura un artículo que solo reconoce el matrimonio entre hombre y mujer y otros que presuntamente facilitarían la impunidad y dificultarían la modernización de las instituciones.

"Nadie tiene el monopolio de las reformas constitucionales, los convoco a participar con respeto y a que sean parte de las mesas de diálogo. El único y verdadero dueño de la reforma es el pueblo panameño", enfatizó Cortizo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes