Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino Mauricio Macri saluda en el Congreso en Buenos Aires el 1 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El debate, posiblemente maratónico y pasional, de este martes en la Cámara de Diputados de Argentina para derogar dos leyes que pide un juez de EEUU con el fin de cerrar un acuerdo con holdouts, representa la primera gran prueba para el presidente Mauricio Macri.

"Estoy seguro de que el 14 de abril vamos a pagar y salir del default", afirmó el mandatario en una entrevista la noche del lunes, tras advertir a los congresistas que de no haber acuerdo, Argentina caerá "en la hiperinflación o el ajuste".

En un cámara baja con mayoría opositora pero fragmentada, el gobierno de la alianza de centroderecha Cambiemos logró asegurarse el quorum mínimo de 129 diputados para iniciar la sesión el mediodía del martes, que se presume durará 20 horas.

De aprobarse, el debate pasará al Senado.

El 14 de abril es la fecha límite que fijó el juez de Nueva York Thomas Griesa para pagar 4.653 millones de dólares según el preacuerdo que Argentina suscribió hace dos semanas con los fondos NML Capital y Aurelius, entre otros acreedores.

El viernes pasado, el gobierno vio temblar su tablero de alianzas al conocerse la decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York de aplazar al 4 de abril el levantamiento de órdenes contra Argentina de manera de permitir el proceso de apelaciones de acreedores, lo que implica que se podrían derogar las leyes pero sin cerrar el acuerdo.

- Juego de fichas -

El Frente Renovador del excandidato presidencial Sergio Massa (centroderecha) y el Bloque Justicialista (peronismo, escindidos del kircherismo), además de otras agrupaciones minoritarias, se comprometieron a apoyar al oficialismo.

En las antípodas, la minoritaria izquierda y el Frente para la Victoria (FPV, peronismo de centroizquierda) de la expresidenta Cristina Kircher (2007/2015) rechazan de plano el proyecto.

El gobierno anterior se resistió durante dos años a acatar el fallo adverso de Griesa por considerarlo inviable para el país.

Para afrontar el acuerdo con los fondos 'buitres', el gobierno de Macri necesita emitir bonos por unos 11.000 millones de dólares.

El juez Griesa puso como condición la derogación de dos leyes, ley Cerrojo y Pago Soberano, para levantar órdenes contra Argentina, como el bloqueo de 539 millones de dólares en un banco de Nueva York para pagar al 93% de bonistas que adhirieron a la reestructuración de 2005 y 2010.

La ley Cerrojo impide ofrecer cualquier mejora a un acreedor sin otorgársela de inmediato a todos los demás y la de Pago Soberano fijó Buenos Aires como sede de pago a los acreedores para evitar el bloqueo.

- Buitres o hiperinflación -

Macri, que llegó al poder el 10 de diciembre, apuesta a cerrar el litigio de 15 años para volver a acceder al crédito a tasas de mercado y con promesa de nuevas inversiones.

Si no se logra cerrar el acuerdo con los fondos, Argentina va "a un ajuste o a una hiperinflación, no hay alternativa", advirtió el presidente el domingo.

Sus palabras cayeron en momentos en que la escalada de precios supera 8% en el primer bimestre del año y pone en dudas el pronóstico oficial de una inflación anual de entre 20 y 25%.

"Macri quiere sembrar miedo, amenaza al Congreso", declaró el diputado Axel Kicillof, exministro de Economía de Kirchner, en las puertas del Parlamento. También advirtió sobre "el riesgo muy grande de que el resto del 93% de los acreedores reclame el mismo trato"

El kircherismo reclama la convocatoria a una consulta popular vinculante sobre el acuerdo, lo que el gobierno descartó.

Mientras se realice la sesión, activistas kirchneristas y de partidos de izquierda se concentrarán alrededor del Parlamento para rechazar el acuerdo.

En cambio, Massa defendió "la posibilidad de acceder al crédito internacional" y justificó su respaldo al proyecto del gobierno.

- No volver al fondo -

"No volvamos al fondo" es el lema enarbolado por el roquero Charly García o la actriz Cecilia Roth, entre otros artistas populares que se sumaron a una campaña contra el acuerdo en un video divulgado el lunes por las redes sociales.

La alusión no solo apunta a los buitres sino también al Fondo Monetario Internacional, de cuya tutela Argentina se había liberado en 2006 al cancelar su deuda por 9.800 millones de dólares.

El video fue retuiteado por la expresidenta Kirchner, ausente de la escena pública y recluida en la patagónica provincia de Santa Cruz desde que dejó el gobierno el 9 de diciembre.

"Cristina, ¿dónde está? Contra el pacto con los buitres", "Fuera (el presidente de Estados Unidos, Barack) Obama", rezan carteles de agrupaciones izquierdistas que empapelaron las rejas que rodean el Congreso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP