Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Bulgaria, Boyko Borisov, comparece ante la prensa al final de la cumbre entre la Unión Europea y varios países de los Balcanes sobre la crisis migratoria el 25 de octubre de 2015 en Bruselas

(afp_tickers)

Once países afectados por el tránsito de migrantes en los Balcanes acordaron trabajar juntos de forma más estrecha desde este mismo lunes para frenar el flujo de migrantes en Europa.

Estos son los principales puntos de la declaración común de Austria, Hungría, Croacia, Eslovenia, Bulgaria, Rumanía, Alemania, Grecia, Serbia, Macedonia y Albania (estos tres últimos no miembros de la Unión Europea) tras la minicumbre del domingo en Bruselas.

- Mejora de los intercambios de información, de forma diaria, dando parte de los movimientos de migrantes en la ruta de los Balcanes occidentales y evaluando la necesidad de apoyos.

- Impedir los movimientos de refugiados de un país a otro sin que el segundo país sea informado.

"En las circunstancias actuales, desalentaremos el movimiento de refugiados o de migrantes hacia una frontera de otro país de la región. La política de dejar pasar a los refugiados sin informar a un país vecino no es aceptable. Esto debería aplicarse a todos los países a lo largo de la ruta" de los Balcanes, reza la declaración.

- Mejorar las condiciones de acogida de los migrantes, aumentando las capacidades para alcanzar 100.000 plazas, repartidas entre Grecia (50.000) y los Balcanes occidentales (50.000).

Concretamente, Grecia ha aceptado crear, con ayuda del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 30.000 plazas de acogida de aquí al final del año. En un segundo tiempo, se crearán otras 20.000 plazas en familias de acogida y en viviendas de alquiler subvencionadas por ACNUR.

Las 50.000 plazas restantes serán creadas a lo largo de la ruta de los Balcanes, en coordinación con la ONU.

El acuerdo prevé igualmente una colaboración estrecha con instituciones financieras internacionales, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), a fin de apoyar los esfuerzos financieros de los países concernidos.

- Afrontar el flujo de migrantes garantizando una capacidad completa de registro, mediante el uso al máximo de datos biométricos.

Los dirigentes aumentarán sus esfuerzos a nivel nacional para expulsar a los migrantes que no necesiten protección, en colaboración con la agencia europea de vigilancia de fronteras FRONTEX.

Junto con la Comisión Europea y FRONTEX, estos países reforzarán la cooperación con Afganistán, Bangladesh y Pakistán para la repatriación de esos migrantes no necesitados de asilo.

- Gestionar mejor las fronteras, finalizando y aplicando el plan de acción entre la UE y Turquía anunciado en la última cumbre europea, el 15 de octubre.

- Combatir mejor la trata de seres humanos y a los traficantes, reforzando las intervenciones con ayuda de Interpol, FRONTEX y Europol.

- Informar mejor a los migrantes y refugiados de sus derechos y obligaciones.

- Vigilar la aplicación de estos compromisos una vez por semana, en coordinación con la Comisión Europea.

AFP