Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos fieles judíos rezan la oración del Cohanim durante la Fiesta de los Tabernáculos en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén el 19 de octubre de 2016

(afp_tickers)

El proyecto israelí para que se pueda acceder al Muro de las Lamentaciones con un tren de alta velocidad entró en una fase activa, indicó este miércoles el ministerio de Transportes, a pesar de la extrema sensibilidad que provoca todo proyecto que ataña a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El ministro del ramo, Israel Katz, ordenó a sus servicios pasar a la fase de planificación y factibilidad, dijo a la AFP una portavoz del Ministerio.

Katz lanzó en 2016 la idea de prolongar la línea ferroviaria actualmente en construcción entre Tel Aviv y Jerusalén hasta las proximidades del Muro de las Lamentaciones, el lugar más santo de rezo para los judíos, en la Ciudad Vieja de Jerusalén este, anexada.

En su versión actual de programa, el tren llegaría hasta la entrada de Jerusalén.

Según la idea que alienta el ministro, se cavaría un túnel a entre 50 y 80 metros de profundidad entre la futura estación central y la del Muro de las Lamentaciones.

La obra está evaluada en unos 2.000 millones de séqueles (unos 510 millones de dólares), indicó la portavoz.

Se estudian dos opciones: hacer llegar el tren hasta el exterior de las murallas de la Ciudad Vieja, a nivel de la Puerta de las Basuras, la más cercana al Muro de las Lamentaciones, o construir la terminal en el interior de las murallas.

El ministro decidió que se trata de un proyecto de interés nacional para así acelerar su ejecución. Los israelíes, los judíos y los turistas podrán acceder directamente "con total seguridad al corazón de la historia judía, el lugar más visitado de Israel", argumenta.

Pero, un proyecto de estas características puede tocar puntos extremadamente sensibles.

Cuando fue mencionado por primera vez públicamente en noviembre, la Autoridad Palestina denunció un "proyecto colonial" más para hacer la vida a los palestinos "un infierno insoportable".

Jerusalén este es la parte mayoritariamente palestina de la ciudad ocupada en 1967 por Israel. Alberga algunos de los lugares sagrados mayores para el cristianismo, el islam y el judaísmo, la Ciudad Vieja está en el centro del conflicto israelo-palestino.

Israel considera toda Jerusalén como su capital indivisible. Los palestinos quieren convertir Jerusalén este en la capital del Estado al que aspiran.

El Muro de las Lamentaciones está ubicado en el barrio judío de la Ciudad Vieja, justo por debajo de la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado del islam. Pero también es el más sagrado para los judíos, que lo denominan Monte del Templo.

AFP