Navigation

Rajoy y su homólogo belga se reúnen horas antes del examen de la euroorden contra Puigdemont

Mariano Rajoy llega a la cumbre europea de este viernes 17 de noviembre en la ciudad sueca de Gotemburgo afp_tickers
Este contenido fue publicado el 17 noviembre 2017 - 10:15
(AFP)

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y su homólogo belga, Charles Michel, hablaron este viernes en Gotemburgo sobre "el futuro de la UE", horas antes de que un tribunal de Bruselas examine la euroorden contra el presidente catalán cesado, Carles Puigdemont.

Durante el encuentro de 20 minutos, previo a una cumbre de mandatarios en esta ciudad portuaria sueca consagrada a cuestiones sociales, "no hablaron de Cataluña", indicó una fuente del Gobierno español.

"Hablaron de las candidaturas a las agencias [comunitarias afectadas por el Brexit], de la candidatura belga a Europol y del futuro de la UE", precisaron fuentes de ambos países.

Tras la declaración de independencia de Cataluña a finales de octubre, el Gobierno español cesó al ejecutivo regional liderado por el independentista Puigdemont, puso bajo su tutela la autonomía catalana y convocó elecciones en esa región para el 21 de diciembre.

La justicia española lanzó procesos contra el gobierno cesado acusado de "rebelión", "sedición" y "malversación". Ocho de sus dirigentes se encuentran en prisión provisional en España y otro en libertad bajo fianza, mientras que Puigdemont y otros cuatro miembros de su gobierno se marcharon a Bélgica.

En la capital belga, un tribunal debe empezar a examinar este viernes la euroorden de entrega emitida hace dos semanas contra los cinco político catalanes, quienes rechazarán la ejecución de esa petición al verse víctimas de un "proceso político" en España, según sus abogados.

El primer ministro belga ya aseguró que velará por la "independencia judicial" de su país, asegurando que el presidente catalán destituido será tratado como cualquier ciudadano europeo.

Desde la celebración del referéndum de autodeterminación el 1 de octubre, pese a la suspensión de la justicia española, Michel se ha destacado del resto de sus pares europeos por llamar al diálogo y condenar la violencia en unas declaraciones que crearon malestar en Madrid.

Sin embargo, durante la última cumbre de mandatarios europeos en Bruselas a mediados de octubre, el primer ministro belga quiso quitar hierro al asunto, subrayando que España es "un país amigo".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.