Navigation

Reabierta la autopista entre España y Francia tras protesta separatista

Manifestantes independentistas cortan la autopista AP7 en la frontera hispano-francesa el 11 de noviembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 13 noviembre 2019 - 08:59
(AFP)

La autopista AP-7 que conecta Barcelona con el sur de Francio quedó reabierta este miércoles después de haber sido cortada durante dos días por separatistas catalanes que protestaban contra la condena a cárcel a nueve dirigentes regionales.

El tráfico en esta importante carretera, muy utilizada por transportistas, se vio afectado durante más de dos días por los cortes practicados por los manifestantes primero en la frontera francoespañola y después en la ciudad de Girona (norte de la región).

El miércoles por la mañana, la policía regional de Cataluña había disuelto a los manifestantes concentrados desde el martes por la tarde en Girona, que prendieron fuego a barricadas y lanzaron piedras a los agentes, según informaron en Twitter.

Aun así, los trabajos de limpieza retrasaron la reapertura de la autopista hasta poco antes de las 15H00 (14h00 GMT), cuando el servicio de tráfico regional anunció que abría el tráfico en ambas direcciones.

La acción se inició el lunes cuando decenas de vehículos bloquearon todos los carriles de la autopista a la altura de la frontera franco-española, siguiendo las consignas de una plataforma separatista llamada Tsunami Democrático.

Esta organización, que a mediados de octubre había conseguido bloquear parcialmente el aeropuerto de Barcelona, tenía la intención de alargar el corte tres días.

Sin embargo, el martes por la mañana, la policía de ambos países desalojó a los manifestantes de la frontera y la acción se desplazó por la tarde a Girona, donde numerosos conductores quedaron atrapados toda la noche.

La autopista AP-7 conecta todo el litoral del este de España con Francia. Según la confederación de transportistas españoles, cada día 20.000 camiones cruzan la frontera por ese punto.

Esta asociación calcula en 15 millones de euros diarios el coste del corte, que ha reavivado las críticas al gobierno regional, controlado por los independentistas, por connivencia con estas acciones.

La protesta, secundada por los Comités de Defensa de la República (CDR), colectivos independentistas radicales, se dirige contra la condena a mediados de octubre de nueve líderes separatistas a penas de cárcel por la tentativa de secesión de 2017.

Ambas organizaciones, sin líderes visibles, prometen mantener este ciclo de constantes movilizaciones hasta la resolución del conflicto en esta región.

"Mientras haya rehenes (...) y no podamos ejercer la autodeterminación, habrá caos. Independencia o barbarie", señalaron los CDR en un comunicado en Twitter.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.