Barbara Poenisch se pasa la mayor parte de los días haciendo puzles. O más bien recomponiendo la montaña de documentos que la Stasi, la policía secreta de Alemania del Este, trituró o rompió en pedazos durante la caída del Muro de Berlín.

La antigua encuadernadora forma parte de un equipo de diez personas que reconstruyen minuciosamente los informes de vigilancia, las cartas privadas y los documentos políticos que la Stasi había acumulado y que trató desesperadamente de destruir cuando el régimen comunista de Alemania del Este se derrumbó hace 30 años.

Cuando el Muro de Berlín cayó, el 9 de noviembre de 1989, la temida policía secreta comenzó a triturar sus archivos. Y cuando las máquinas se averiaron, los miembros de la Stasi empezaron a rasgarlos a mano para después convertirlos en una pasta o quemarlos.

Pero el 15 de enero de 1990, los "comités de ciudadanos" irrumpieron en las oficinas de la Stasi, incluso en la sede de Berlín Este, y confiscaron millones de archivos y unas 16.000 bolsas con documentos hechos trizas.

- 'Un trabajo de detective' -

Tres décadas después se siguen descubriendo los secretos de estos archivos, gracias a Poenisch y sus colegas.

"Me gusta hacer puzles y esta investigación es algo así como un trabajo de detective", explica Poenisch, una alemana del Este. "Es gratificante poder juntar lo que rompieron hace 30 años, porque sé que un experto en archivos estudiará este material y nos ayudará a afrontar el pasado".

El ministerio de Seguridad del Estado, con sede en Berlín Este y conocido como la Stasi, fue una de las herramientas de represión estatal más eficaces en sus casi 40 años de existencia.

Durante la Guerra Fría, empleó a más de 270.000 personas, incluidos muchos informantes entre la población, lo que convirtió a la sociedad de Alemania oriental en la más vigilada del bloque del Este.

Cuando el público pudo acceder a los archivos de Stasi, en los años posteriores a la reunificación alemana en 1990, miles de espías fueron desenmascarados.

Muchas personas se enteraron de que amigos o familiares eran "colaboradores no oficiales" de la Stasi.

Lo que Poenisch describe como su "pequeña contribución a la confrontación con el pasado" es en realidad un trabajo hercúleo con un impacto en la vida de miles de personas.

Poenisch asegura que la clave de su trabajo no es solo la paciencia, sino sobre todo su "enorme responsabilidad". Lo explica mientras junta trozos de papel que sujeta a cada lado con pisapapeles antes de pegarlos.

Entre los documentos personales que ha conseguido recomponer figura una carta de una madre que ruega a la Stasi que libere a su hijo. "Fue hace unos años y me conmovió mucho", cuenta.

- Una tecnología anticuada -

Desde el comienzo de la reconstrucción manual en 1995, se ha ensamblado el contenido de 500 sacos, el equivalente a más de 1,5 millones de páginas.

Los archiveros han hecho descubrimientos asombrosos, como los documentos que prueban el dopaje de atletas de Alemania del Este organizado por el Estado. Otros permanecerán ocultos durante años: una persona necesita un promedio de 18 meses para recomponer una bolsa de fragmentos, según Andreas Loder, responsable del equipo.

Cada saco contiene trozos de papel que equivaldrían a hasta 3.500 páginas, por lo que quedan unos 600 millones de pedazos de papel que, al juntarlos, constituirían cerca de 55 millones de páginas en total.

En 2013, el uso de nuevas tecnologías suscitó esperanzas. Pero el e-Puzler desarrollado por el instituto de investigación Fraunhofer IPK ha demostrado ser incapaz de manejar cientos de miles de fragmentos. Se está diseñando una nueva máquina.

Ute Michalsky, quien supervisa el trabajo de reconstrucción, reconoce que no puede prever si algún día se terminará de ensamblar. Por eso da prioridad a los documentos "que contienen información sobre personas vigiladas por la Stasi".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes