Navigation

Registros en Alemania por supuesto "fraude" en motores diésel Mitsubishi, anuncia la fiscalía

La justicia alemana hace diez registros en una investigación por "fraude" que implicaría a motores diésel instalados en vehículos Mitsubishi, anunció la fiscalía de Fráncfort afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 enero 2020 - 14:03
(AFP)

La Justicia alemana efectuó el martes diez allanamientos en el marco de una investigación por "fraude" que implicaría a motores diésel instalados en vehículos Mitsubishi, anunció la fiscalía de Fráncfort.

"Existe la sospecha de que los motores están equipados con un programa" que hace que parezcan menos contaminantes de lo que lo son en realidad, explicó la fiscalía.

La investigación afecta a "responsables de un grupo automovilístico internacional", a "dos proveedores de equipos internacionales" y a una empresa comercial.

El proveedor de equipos Continental, segundo grupo mundial del sector, confirmó a la AFP que tres de sus locales habían sido registrados y que la empresa fue "citada en la investigación como testigo".

"Cooperamos totalmente con las autoridades", agregó un portavoz.

Los allanamientos se enmarcan en el gran escándalo de los motores diésel manipulados, que estalló en 2015, cuando el fabricante alemán Volkswagen confesó haber equipado 11 millones de vehículos con un programa informático que falsea el nivel de las emisiones contaminantes.

Desde entonces, varios fabricantes y proveedores de equipos se vieron salpicados por el llamado "dieselgate", como los alemanes Bosch y Daimler.

Mitsubishi Motors, que forma parte desde 2016 de la alianza Renault-Nissan, admitió ese mismo año que había maquillado los niveles de consumo de carburante de varios modelos de vehículos vendidos en Japón.

Sin embargo, no mencionó nada acerca de una eventual manipulación de sus emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), que dieron lugar a los registros en Alemania.

A Volkswagen, el escándalo le costó más de 30.000 millones de euros en llamados a revisión de vehículos y gastos judiciales. En enero, el grupo anunció que había iniciado unas negociaciones para alcanzar un acuerdo amistoso en el juicio en el que se enfrenta a cientos de miles de clientes en Alemania.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.