Navigation

Reino Unido prepara una tasa para los Gafa

El ministro británico de Finanzas, Philip Hammond, muestra la cartera de los presupuesto al salir de su residencia oficial, el número 11 de Downing Street, el lunes 29 de octubre en Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 octubre 2018 - 16:18
(AFP)

El Reino Unido podría convertirse en la primera gran economía del mundo en gravar a los gigantes de internet, en momentos en que no avanzan las negociaciones en Europa y en todo el mundo para tasar a los "Gafa".

El austero y longuilíneo ministro británico de Finanzas, Philip Hammond, un redomado conservador que defiende las reducciones de impuestos y es amigo declarado de la empresa, conmocionó el lunes a todo el mundo al anunciar en el Parlamento un "impuesto sobre los servicios digitales".

"Un acuerdo internacional es la mejor solución a largo plazo. Pero los progresos son enormemente lentos, y no podemos perder tiempo en palabras, Vamos a lanzar una tasa sobre servicios digitales en Reino Unido", declaró, entre los aplausos de los diputados.

Se tratará de un impuesto del 2% a ciertos servicios digitales bien identificados: "motores de búsqueda, redes sociales y galerías mercantes en línea", según el Tesoro. Solamente se aplicará a las empresas que generen más de 500 millones de libras en volumen de negocios anual (Eur 560 millones), será lanzada en abril de 2020 y podría generar 400 millones de libras por año de aquí a 2022.

Aunque no los nombre, apunta directamente a los gigantes estadounidenses del sector, los "Gafa" (Google, Amazon, Facebook, Apple), cuya casi nula contribución fiscal en Reino Unido provoca polémica en la prensa.

Queda por ver cuál será el impacto de la medida.

"Es una medida importante y sorprendente. Uno tendría tendencia a evitar una acción unilateral, dada la naturaleza internacional de los flujos de dinero en juego. Se corre el riesgo de que el país pierda en competitividad" considera en la BBC Tej Parikh, economista del Institute of Directors.

- En la OCDE -

Pocos países se han lanzado. En Asia, Singapur anunció un impuesto digital pero de limitado alcance, India prepara una tasa a los Gafa, mientras que Malasia podría hacer lo propio.

En Europa, los diputados italianos votaron a fines del año pasado un impuesto a las transacciones por internet, pero la ley finalmente no entrará en vigor.

El gobierno español propuso por su lado tasar a los gigantes de la red para obtener hasta 1.200 millones de euros por año.

Pero las negociaciones se llevan sobre todo a cabo a nivel continental, desde marzo: la Comisión europea propuso, por iniciativa de Francia, un impuesto del 3% al volumen de negocios de los gigantes digitales, a la espera de que se adopte una solución negociada a escala mundial en el seno de la OCDE.

La necesidad de obtener la unanimidad en la UE para cualquier reforma fiscal hace que el consenso sea difícil. Varios países se oponen al proyecto, como Irlanda, donde se han instalado varios gigantes del sector como cabeza de puente hacia Europa.

- 'Intereses contradictorios' -

"En este complejo paisaje, la gente tiene intereses contradictorios y, por tanto, posiciones contradictorias" subraya Pascal Saint-Amans, director del centro de política y administración fiscal de la OCDE.

A la espera de un eventual acuerdo mundial, los presidentes de los grupos europeos del sector como Spotify, Booking.com o Zalando ya expresaron su "gran inquietud" ante la eventual tasa de la UE, en una carta a los ministros de Finanzas europeos que se hizo pública este martes.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo