El presidente iraní, Hasan Rohani, abogó el miércoles por la liberación de los "inocentes" detenidos en relación con el movimiento de protesta, que afectó a Irán en noviembre tras el anuncio sorpresa de un fuerte aumento del precio de la gasolina.

"De todas las personas que han sido detenidas, hay, por supuesto, personas inocentes y deberían ser puestas en libertad", declaró Rohani en un discurso transmitido por la televisión pública. "Algunos han cometido delitos, no crímenes. (Por ejemplo) alguien prendió fuego a un neumático; no debemos retenerlo en la cárcel por ello", afirmó.

Cientos de personas fueron detenidas en relación con la protesta que estalló el 15 de noviembre en numerosas ciudades iraníes, pocas horas después del anuncio de un fuerte aumento del precio de la gasolina, en un país en plena crisis económica.

Sin embargo, sigue sin conocerse el número de personas detenidas. "Lo que hicieron no estuvo bien, pero no debemos ser estrictos con esta gente", agregó Rohani. En cambio, "el caso de los delincuentes debe tratarse aplicando estrictamente la ley". Esto incluye a "los que participaron de manera organizada en estos incidentes", declaró el presidente iraní.

Hasta ahora, las autoridades sólo han confirmado cinco muertes en estos disturbios -4 miembros de las fuerzas del orden y un civil-, mientras que la oenegé de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional estima que "al menos 208" personas murieron en la represión.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes