Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un técnico comprobando el motor Rolls Royce en las turbinas de un avión Airbus A330-300 de la aerolínea indonesia Garuda, el 15 de julio de 2009 en Yakarta

(afp_tickers)

El fabricante de motores británico Rolls-Royce avisó este jueves de que sufre problemas en sus divisiones aeroespaciales y navales que tendrán consecuencias en sus resultados en 2015 y 2016, provocando una caída del 19% de sus acciones.

"Los acontecimientos en los mercados aeroespacial y naval crearon vientos adversos adicionales", explicó esta empresa, que viene multiplicando las advertencias sobre sus resultados en estos últimos trimestres.

Para 2015, Rolls-Royce pronosticó que su beneficio ajustado antes de impuestos estará en "la parte baja" de la horquilla indicativa de 1.325 a 1.475 millones de libras (1.870-2.080 millones de euros, 2.012-2.240 de dólares).

En 2016 estos "vientos adversos" reducirán sus beneficios en 650 millones de libras (987 millones de dólares, 920 de euros) respecto a los de 2015, precisó, cuando se esperaba solamente una caída de 300 millones.

La empresa citó las menores ventas de jets privados equipados de motores Rolls-Royce, así como una menor demanda de los servicios de mantenimiento de los motores de jets privados, aviones regionales y de la sustitución de los viejos motores de los aviones de largo radio.

También se refirió al "deterioro" de su actividad en el mercado naval, una división en curso de reestructuración de Rolls-Royce.

En respuesta a estas advertencias, las acciones de Rolls-Royce caían en la Bolsa de Londres un 19,19%, hasta los 539 peniques, a las 08H35 GMT.

AFP