Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Gente agita banderas rusas mientras celebran el tercer aniversario de la anexión por la Federación Rusa de la Península de Crimea, en el Mar Negro y en manos de Ucrania hasta 2014, durante un mitin en Moscú, el 18 de marzo de 2017.

(afp_tickers)

Rusia intenta intervenir en Libia a través de medios militares y de transacciones de petróleo o de armas, indicó este viernes el jefe de las fuerzas militares estadounidenses en África.

Estados Unidos, por su parte, mantiene una pequeña cantidad de militares en el terreno, principalmente con fines de inteligencia, añadió el general Tom Waldhauser durante un encuentro con la prensa en el Pentágono.

"Los rusos quieren ejercer su influencia en el interior de Libia. Están en el terreno", declaró el general Waldhauser.

"Observamos lo que hacen con gran preocupación. Además de su actividad militar, hemos visto recientes actividades comerciales, ya se trate de petróleo o de armas", añadió.

Libia está golpeada por los combates entre facciones rivales desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, en 2011.

Un Gobierno de Unión Nacional (GNA) obtuvo el apoyo de varias milicias y está respaldado por la ONU, pero es enfrentado por un Ejecutivo paralelo que controla el este del país, vinculado al mariscal Jalifa Haftar.

Haftar se acercó últimamente a Rusia, y a principios de enero visitó un portaaviones ruso en tránsito en Libia. Por su parte, el jefe del GNA, Fayez al Sarraj, viajó a Moscú el pasado 2 de marzo.

Un oficial de Defensa estadounidense había indicado hace una semana que había fuerzas especiales rusas en una base del oeste de Egipto, cerca de la frontera libia, algo que Rusia desmintió.

Estados Unidos mantiene un pequeño contingente de fuerzas especiales en Libia, confirmó el general Waldhauser. También operan vuelos de drones de reconocimiento sobre Libia desde una base aérea tunecina.

AFP