Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El jefe del Estado Mayor de las tropas rusas en Siria, el general Alexander Lapin, durante una rueda de prensa en la localidad siria de Uqayribat, el 15 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

En un momento en que los yihadistas defienden sus últimos bastiones en Siria, un comandante ruso que posa junto a un tanque pulverizado celebra el papel determinante de su país en el fin anunciado del grupo Estado Islámico (EI).

La organización responsable de atrocidades en Siria e Irak y de atentados en Europa pierde terreno en Deir Ezzor, última provincia que controla en Siria.

Pero para Moscú, este éxito hubiera sido impensable sin el poder del fuego de sus Fuerzas Armadas, que operan en el país desde hace dos años.

En pleno desierto sirio, el jefe del Estado Mayor de las tropas rusas en Siria, el general Alexander Lapin, muestra con orgullo las ruinas de un taller utilizado por los yihadistas para fabricar un arma inédita: "tanques suicidas".

Muestra lo que era un tanque soviético rellenado por los yihadistas de minas antitanque y de TNT para transformarlo en un arma mortal, utilizada tanto para el ataque como para la defensa. El vehículo fue destrozado por una bomba rusa.

- Tanques despedazados -

Los yihadistas del grupo Estado Islámico "recurrieron a nuevos métodos de guerra pero la aviación rusa utilizó su gran poder de fuego" para neutralizarlos, explicó el general en una gira con la prensa por la localidad de Oqayrbat (centro). "Solo la aviación rusa era capaz de destruir" esos tanques, dice.

Los tanques repletos de minas, que podían generar destrucciones en un radio de 300 metros, fueron destruidos con bombas rusas de fragmentación OFAB-500, que los redujeron a pedazos, precisa.

Moscú halló tres talleres como el de Oqayrbat y sospecha que aún hay uno operativo en Al Mayadin, un bastión de los yihadistas cerca de la frontera iraquí.

"Lo encontraremos y lo destruiremos", asegura Lapin. El general destaca el importante papel de los aviones de reconocimiento rusos para localizar los talleres, sin contar el laberinto de túneles cavados por el grupo EI.

"Había una red de túneles de entre 100 a 700 metros de largo unidos con pasajes y que les permitía transportar provisiones de un lugar a otro", explica el general.

Dos años después de comenzar su campaña militar para ayudar al régimen sirio, Moscú considera su campaña en Deir Ezzor, en el este de Siria, como la consecución de su implicación militar.

Las Fuerzas Armadas sirias vuelven a tener capacidad para emprender ofensivas gracias al "papel primordial" de Rusia, afirmó a la AFP Alexander Golts, analista militar establecido en Moscú.

"Rusia tiene un papel preponderante en Siria (...) y de repente, tras seis años de guerra, el poder militar del ejército sirio es mejor desde hace seis meses", agrega.

Según Golts, "sería fantasía" pensar que sin la ayuda rusa las fuerzas del régimen podrían haber logrado estos avances y lanzado operaciones comando para llegar hasta el Éufrates cerca de Deir Ezzor.

- "Ganar en cualquier campo de batalla" -

Un portavoz de las fuerzas rusas, Igor Konashenkov, subrayó que su país "llevó a cabo un trabajo considerable". "El ejército sirio es ahora profesional y eso no se hace solo", señaló.

Jeff White, analista del Washington Institute for Near East policy, estima también que "los rusos proveen a nivel táctico la capacidad para ganar en cualquier campo de batalla".

En Oqayrbat y sus alrededores, la batalla fue dura debido a la naturaleza desértica de la región, pero al final el poder del fuego ruso se impuso sobre la resistencia de los yihadistas.

Además de los bombardeos aéreos y de sus aviones de reconocimiento, Rusia envió a Siria más de 2.000 consejeros militares, fuerzas especiales, mercenarios, sistemas de armas como el lanzacohetes múltiple TOS-1 y unas dos millones de toneladas de pertrechos militares, según Pavel Felgenhauer, observador militar del periódico Novaya Gazeta.

"El objetivo estratégico general es la reafirmación de que Rusia es un actor principal en la región y en el mundo", según White. "No nos pueden detener", asegura el general Lapin.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP