La economía rusa volvió a crecer en 2017 tras dos años de recesión, pero menos de lo que esperaba el gobierno a dos meses de las elecciones presidenciales.

En 2017 el Producto Interior Bruto (PIB) ruso creció un 1,5%, tras las contracciones de 2015 (2,8%) y 2016 (0,2%), indicó el jueves la agencia de estadísticas Rosstat.

El ministro de Economía, Maxim Orechkin, había dicho varias veces que su objetivo era un crecimiento del 2%, pero el final de 2017 fue peor de lo esperado.

En 2015 y 2016 Rusia vivió su peor recesión económica desde la llegad de Vladimir Putin al poder, en el año 2000.

Una crisis que mermó considerablemente el poder adquisitivo de las familias como consecuencia de la caída del precio del petróleo y de las sanciones occidentales, relacionadas con las crisis en Ucrania.

A pesar del crecimiento en 2017, la economía rusa está lejos de las tasa del 7% de media de los primeros años de la presidencia de Vladimir Putin.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes