Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino, Mauricio Macri, durante una entrevista con la AFP en la Casa Rosada, sede de la presidencia, el 22 de febrero de 2016 en Buenos Aires

(afp_tickers)

Parlamentarios aliados al gobierno manifestaron dudas sobre el respaldo a las leyes que necesita el gobierno de Mauricio Macri para cerrar el acuerdo con holdouts por bonos impagos de la deuda, mientras el presidente advirtió que de no conseguirlo Argentina puede caer en hiperinflación.

"Vamos a un ajuste o una hiperinflación, no hay alternativa", afirmó el domingo Macri al programa La Cornisa del canal de televisión América, consultado sobre un eventual fracaso en el Congreso.

La decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York conocida el viernes por la noche de aplazar al 4 de abril el levantamiento de órdenes contra Argentina para permitir el proceso de apelaciones de acreedores, puso un nuevo obstáculo al trámite parlamentario que tiene el martes su debate en Diputados, donde el gobierno no tiene mayoría.

"Es un hecho nuevo que altera absolutamente todo", dijo al diario La Nación Oscar Romero, presidente del bloque Justicialista, un grupo de 14 diputados que se apartaron del kirchnerista Frente para la Victoria (FPV) y con cuyo apoyo contaba el oficialismo.

"Quedamos preocupados por este tema y analizando minuciosamente con los abogados el escenario que generó este fallo de la cámara", dijo el diputado Diego Bossio, otro disidente del FPV.

Otros aliados del gobierno, como el Frente Renovador que lidera el excandidato presidencial Sergio Massa, también ofrecieron reparos, según la prensa local que incluso especula con la suspensión de la sesión.

Sin embargo el gobierno afirma que se trató de un paso judicial previsible.

"El pedido de 'stay' lo hicimos en conjunto con los holdouts", dijo a Clarín el secretario de Finanzas, Luis Caputo.

Según el funcionario "no cambia el proceso, siempre iba a ser así, antes de esto no íbamos a tomar plata".

El gobierno necesita emitir bonos por unos 11.000 millones de dólares para afrontar el acuerdo, endeudamiento que la oposición busca limitar en el Congreso.

"Está claro que los inversores no van a salir a comprar un bono nuestro a sabiendas de que no es seguro que la Cámara de Apelaciones apruebe o no todo lo hecho hasta ahora", sostuvo Caputo.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, también advirtió que si no se logra la aprobación del acuerdo "podría haber un ajuste tremendo" de la economía apabullada por una inflación del 30% anual en 2015 y déficit fiscal.

"Hay que resolver el tema de los holdouts para volver a crecer y tener acceso al crédito", dijo.

Argentina acordó con los fondos NML Capital, Aurelius y otros acreedores un pago de 4.653 millones de dólares en efectivo, con plazo máximo el 14 de abril.

Para ello necesita derogar dos leyes que impiden el pago, condición que impuso el juez de Nueva York, Thomas Griesa, para levantar órdenes contra Argentina que le impiden pagar deuda reestructurada en los canjes de 2005 y 2010 al que adhirió el 93% de los acreedores.

Con este acuerdo el gobierno de Macri busca poner fin al litigio en los tribunales federales de Nueva York y salir así de un default que arrastra desde hace 15 años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP