Navigation

Se intensifican los combates en el oeste de Yemen con decenas de rebeldes muertos

El puerto de Hodeida en Yemen, el 24 de junio de 2018 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 noviembre 2018 - 17:20
(AFP)

Decenas de rebeldes hutíes murieron desde el sábado en combates y por bombardeos aéreos sobre Hodeida, una estratégica ciudad portuaria al oeste de Yemen, un país que se convirtió en un "infierno terrenal" para los niños, según la ONU.

Hodeida, puerto controlado por los rebeldes hutíes, es desde el jueves el escenario de violentos combates y bombardeos aéreos de las fuerzas progubernamentales apoyadas por la coalición dirigida por Arabia Saudita.

Según responsables militares yemeníes, la coalición envió el martes refuerzos hacia la costa oeste antes de intentar un nuevo asalto contra Hodeida, un puerto estratégico en el mar Rojo.

En total, fallecieron 53 combatientes hutíes y decenas de ellos resultaron heridos desde el sábado, indicaron a la AFP fuentes sanitarias presentes en Hodeida.

Las fuerzas progubernamentales también perdieron a 13 hombres, indicaron otras fuentes sanitarias.

Los combates entre las fuerzas progubernamentales y los rebeldes hutíes se iniciaron el jueves en los alrededores de la Universidad de Hodeida y se intensificaron el sábado y durante la madrugada del domingo, informaron las fuerzas progubernamentales.

La guerra en Yemen confronta a las fuerzas progubernamentales y una coalición liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes, apoyados por Irán y que entre 2014 y 2015 se hicieron con el control de una parte importante del territorio de este país, incluida la capital Saná.

- "Infierno terrenal" -

De su lado Naciones Unidas exhortó a las partes implicadas en este conflicto a sentarse en la mesa de negociaciones en un plazo de un mes, después de haber intentado sin éxito organizar en septiembre conversaciones de paz en Ginebra.

"Yemen es actualmente un infierno terrenal, no solo para el 50% o el 60% de los niños, sino para cada niño y niña que vive en Yemen", aseguró Geert Cappelaere, el director de Unicef en Oriente Medio y África del Norte, durante una rueda de prensa el domingo en Amán, Jordania.

"Pedimos a todas las partes que se reúnan durante este mes con la mediación del emisario especial de la ONU para que lleguen a un acuerdo de alto el fuego" en Yemen, declaró Cappelaere.

"Las cifras, aunque no digan gran cosa, son importantes ya que nos hacen darnos cuenta hasta qué punto la situación se ha vuelto desastrosa", afirmó.

Según este responsable, 1,8 millones de niños menores de cinco años están en situación de "malnutrición aguda".

"Cada 10 minutos, un niño muere a causa de enfermedades que podrían evitarse", indicó Cappelaere.

La actriz Angelina Jolie, enviada especial de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hizo un llamado el domingo para que cese el fuego.

Jolie lamentó que la comunidad internacional haya actuado de forma "vergonzosamente lenta" en Yemen, que ahora está "al borde de una hambruna provocada por el hombre" y que "se enfrenta a la peor epidemia de cólera en décadas", según indicó un comunicado de ACNUR.

La coalición contra los rebeldes interviene en Yemen desde 2015 bajo comando saudita con el fin de restablecer en la capital Saná al gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, reconocido internacionalmente, y que está refugiado en Riad.

Además de Saná, los hutíes, apoyados por Irán, controlan otras ciudades como Hodeida, punto de ingreso de tres cuartas partes de las importaciones en Yemen.

"El puerto de Hodeida es un punto vital para 70 u 80% de la población yemení (...) porque es solo a través de Hodeida que se hacen las entregas comerciales y humanitarias que nos permiten proveer ayuda al norte del país", indicó Cappelaere.

La guerra en Yemen ha causado unos 10.000 muertos, en su mayoría civiles, y más de 56.000 heridos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque responsables humanitarios estiman que el balance de víctimas puede ser mucho más elevado.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo