Seis civiles, entre ellos un niño, murieron este sábado en Idlib, en el noroeste de Siria, en un ataque aéreo perpetrado por Rusia, indicó una oenegé.

El ataque tuvo lugar en la aldea de Jaballa, en el sur de la región de Idlib, y costó la vida a los seis miembros de una misma familia, indicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

El OSDH, con sede en Gran Bretaña y que se informa gracias a una red de fuentes dentro de Siria, determina quién lleva a cabo un ataque aéreo de acuerdo con los patrones de vuelo, así como los tipos de aviones y de municiones.

Según el responsable del OSDH, Rami Abdel Rahman, se trata del ataque aéreo ruso más sangriento desde que el 31 de agosto Moscú anunció una tregua en la zona.

Desde entonces, otros ocho civiles han muerto en ataques aéreos rusos en fechas diferentes en la región, añadió.

La región de Idlib, que alberga a unos tres millones de personas, entre ellas muchos desplazados por la guerra que empezó en 2011, está controlada por la antigua rama en Siria de Al Qaida.

Las fuerzas del presidente sirio Bashar Al Asad lanzaron una campaña militar contra Idlib en abril, matando a unos mil civiles y obligando a más de 400.000 personas a huir de sus hogares.

Pero el alto el fuego anunciado por Rusia, el principal apoyo del régimen, se ha mantenido en gran medida desde finales de agosto, aunque según el OSDH persisten las escaramuzas.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes