Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Yaya Jammeh mira por la ventanilla del avión que le llevó al exilio, el sábado 21 de enero antes de despegar del aeropuerto de Banjul

(afp_tickers)

La misión militar oesteafricana se desplegó el domingo en Gambia, inclusive en Banjul, la capital, para dar "seguridad" al país antes de la llegada del presidente electo Adama Barrow, que sucede a Yahya Jammeh, quien partió al exilio.

El arribo de tropas de la Micega, la misión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao, 15 países), fue bien recibido por los soldados gambianos y la población.

Jammeh, tras 22 años en el poder y seis semanas de crisis política, cedió a la presión de sus vecinos de África Occidental y salió forzadamente hacia el exilio, al parecer en Guinea Ecuatorial.

En Banjul, las espontáneas manifestaciones de alegría para festejar la partida del autócrata, que dirigió férreamente el país durante más de dos décadas, dieron paso a una mayor tranquilidad, según una periodista de la AFP.

Ahora "vamos a esperar a Barrow", congregados "desde el aeropuerto hasta el palacio presidencial" afirmó a la AFP un guardia privado, Babacar Jallow. "Antes, teníamos miedo de salir" a causa de la represión del régimen de Jammeh, pues "este hombre es un asesino", añade.

El país, pequeño Estado anglófono enclavado en Senegal, con la excepción de una pequeña franja costera, estaba sumido en una profunda crisis después de que Jammeh anunciara el 9 de diciembre que no cedería el poder a Adama Barrow.

Barrow, de 51 años, que había ganado las elecciones el 1 de diciembre, debió finalmente jurar el cargo en la embajada de su país en Dakar.

Luego de múltiples intentos para persuadir a Jammeh, los presidentes de Guinea, Alpha Condé, y de Mauritania, Mohamed Uld Abdel Aziz, viajaron el viernes a Banjul, para una última mediación, que terminó con éxito.

La tropas de la Micega ya habían penetrado al territorio gambiano el jueves en la tarde, pero habían suspendido su avance para dejar actuar la diplomacia, según la Cedeao, que esperaba movilizar hasta 7.000 hombres.

- Rumbo al exilio -

Jammeh despegó el sábado por la noche a bordo de un Falcon, acompañado por el presidente guineano Alpha Condé, rumbo a Guinea Ecuatorial.

En un comunicado conjunto, difundido poco después de que Jammeh abandonara el país, la Cedeao, la Unión Africana y la ONU indicaron que van a defender los derechos del expresidente, incluyendo la posibilidad de que retorne a su país, y declararon el fin de la intervención.

Las tres organizaciones saludaron "la buena voluntad" del expresidente para lograr una salida pacífica a la crisis.

Debido a la crisis política, más de 45.000 personas han huido del país desde principios de enero, la mayoría hacia Senegal, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Tras la salida al exilio de Jammeh, muchos habitantes de la capital portaron camisetas con la inscripción "Gambia has decided" (Gambia decidió, en inglés), el eslogan de los partidarios de un cambio de régimen. Por su parte, los partidarios de Jammeh, con aire triste, elogiaban el sentido de sacrificio del expresidente.

Para Steve Cockburn, un responsable de la oficina regional de Amnistía Internacional para África Occidental, basado en Dakar, el exilio de Yahya Jammeh marca el inicio de un "nuevo viaje" para Gambia, que puede "convertirse en un modelo para los derechos humanos en África Occidental".

AFP