Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera venezolana en Caracas el 10 de julio de 2017. La agencia de calificación financiera SP Global Ratings rebajó la nota de la deuda de Venezuela de CCC a CCC- y advirtió del riesgo de suspensión de pagos dentro de seis meses por la crisis

(afp_tickers)

La agencia de calificación financiera SP Global Ratings rebajó este miércoles la nota de la deuda de Venezuela de CCC a CCC- y advirtió del riesgo de suspensión de pagos dentro de seis meses por la agravación de la crisis política y financiera.

"La rebaja de la nota refleja la degradación de las condiciones económicas, la agravación de las tensiones políticas, incluyendo en el campo chavista dentro del gobierno, y el deterioro del gobierno en materia de liquidez", explicó la agencia, que adjunta a su nota una perspectiva negativa.

La rebaja de la nota a medio plazo de Venezuela "refleja un riesgo de default (...) en los próximos seis meses si las condiciones no mejoran de manera significativa e inesperada en Venezuela", según SP.

La agencia teme que el país, afectado desde hace años por el bajo precio del petróleo, no pueda financiarse en los mercados internacionales y en consecuencia sea incapaz de pagar su deuda.

"Si no hay una nueva financiación exterior consecuente, creemos que el Gobierno tendrá dificultades para devolver los cerca de 2.800 millones de dólares de deuda en el segundo semestre de 2017 y los cerca de 7.000 millones de dólares de 2018", indica SP, que augura una contracción del 6% del Producto Interior Bruto (PIB) este año.

Desde hace varios meses miles de personas salen casi a diario a las calles de Venezuela para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro, heredero de Hugo Chávez, que ha convocado elecciones el 30 de julio para una Asamblea Constituyente. Casi cien personas han muerto en los enfrentamientos.

Signo de las divisiones también en el campo chavista, la fiscal Luisa Ortega, que durante años apoyó al gobierno, podría ser destituida pero prometió quedarse en el cargo "pase lo que pase".

"El debilitamiento de las instituciones, el descontento cada vez más grande entre la población (...) reducen todavía más la capacidad de Venezuela de enfrentarse a los problemas urgentes en el plano económico y social", advierte SP.

AFP