Navigation

Tony Blair pide al laborismo abandonar la línea "casi revolucionaria"

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, sale de su casa en el norte de Londres el 17 de diciembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 18 diciembre 2019 - 13:08
(AFP)

El Partido Laborista británico busca renovarse tras su revés electoral y uno de sus miembros más insignes, el ex primer ministro Tony Blair, lo instó este miércoles a dejar de lado el "socialismo casi revolucionario" de su derrotado líder, Jeremy Corbyn.

La izquierda británica atraviesa un periodo de duelo y reflexión tras perder 59 diputados en las legislativas, para quedarse con 203 escaños en un Parlamento de 650.

Es la más grave de sus cuatro derrotas consecutivas y el peor resultado de la formación desde 1935.

Liderado por el muy izquierdista Corbyn, el laborismo hizo campaña con un ambicioso programa contra la desigualdad social, por la renacionalización de servicios públicos y políticas radicales de redistribución.

Pero los conservadores del primer ministro Boris Johnson les arrebataron buen número de sus bastiones en el norte obrero de Inglaterra con la promesa de llevar por fin a cabo el Brexit.

Corbyn, un exsindicalista de 70 años, dejará la dirección del partido en los próximos meses y en enero debe definirse el calendario para reemplazarlo.

Varias figuras ya señalaron su intención de entrar en una pugna que decidirá, sobre todo, la orientación futura del partido.

Emily Thornberry, encargada de los asuntos exteriores en el seno de la formación, fue la primera en anunciar este miércoles su candidatura.

Consciente de que muchos piden un nuevo líder originario del norte de Inglaterra, defendió que el sustituto de Corbyn debe elegirse por su "conciencia política y visión estratégica", no por su procedencia o su opinión sobre el Brexit.

Proeuropeo y londinense como ella, Keir Starmer, responsable laborista para la cuestión del Brexit, dijo "reflexionar seriamente" tras haberse mostrado muy crítico con el actual líder.

Pero la principal favorita parece la más joven Rebecca Long-Bailey, surgida de una familia obrera de Mánchester, en el noroeste inglés, y considerada la candidata de la continuidad "corbynista".

- Renovarse o morir -

Defensor de una línea socialdemócrata centrista y único laborista en llegar al poder en 45 años, Blair, que gobernó entre 1997 y 2007, consideró que, si no se "renueva", el partido corre el riesgo de ser "remplazado" por otra formación como alternativa a los conservadores.

Y criticó que Corbyn no tomase "una posición clara" sobre la gran cuestión que preocupa al país, la salida de la Unión Europea.

El exsindicalista hizo campaña prometiendo negociar un nuevo acuerdo con Bruselas y asegurando que lo sometería después a referéndum, junto con la opción de simplemente permanecer en el bloque. Pero advirtió que él se mantendría "neutral" al respecto.

"Seguimos un camino de indecisión casi cómica", denunció Blair.

En su opinión, Corbyn encarna un "socialismo casi revolucionario", que "mezcla la política económica de la extrema izquierda con una profunda hostilidad hacia la política exterior occidental", incapaz de seducir a los votantes en "los países occidentales".

Sus posiciones radicales lo habían convertido en ejemplo para partidos de la extrema izquierda europea, como el español Podemos o el griego Syriza, pero los sondeos situaban a Corbyn como el líder opositor británico más impopular de los últimos 45 años.

Durante una reunión del partido, el martes por la noche, fue blanco de la ira de muchos de sus miembros, a quienes pidió disculpas asumiendo la responsabilidad del revés electoral, que en un primer momento había atribuido al Brexit y a una hostilidad de los medios británicos.

Algunos analistas atribuyen el revés al alejamiento de los laboristas de la línea centrista defendida por políticos como Blair.

"Lo que hemos visto es el resultado de una lenta pérdida de los votantes del Partido Laborista basada principalmente en su sentimiento de que el laborismo ya no refleja sus valores culturales", afirma Tim Bale, del centro de reflexión UK in a Changing Europe (el Reino Unido en una Europa Cambiante).

Pero, en opinión de varios de sus posibles sucesores, Corbyn tenía una visión correcta pero un enfoque equivocado.

"Los argumentos a favor de un gobierno radical nunca han sido tan fuertes", dijo Starmer a la emisora BBC 4, en referencia a la creciente brecha entre ricos y pobres en el Reino Unido.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.