Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del conglomerado japonés Toshiba, Satoshi Tsunakawa, pronuncia un discurso durante una rueda de prensa en Tokio, el 23 de junio de 2017

(afp_tickers)

El grupo japonés Toshiba anunció este miércoles una acción judicial contra el estadounidense Western Digital para reclamarle unos 120.000 millones de yenes (1.120 millones de dólares) en daños y perjuicios.

Toshiba acusa a Western Digital de llevar a cabo "de manera continuada acciones de sabotaje" para frustrar la operación de venta de su filial de tarjetas de memoria, Toshiba Memory.

Toshiba se ha visto obligado a vender esta lucrativa actividad para mejorar su tesorería, muy afectada por los problemas de su filial nuclear estadounidense Westinghouse, que quebró.

Western Digital, propietaria de SanDisk, es socio de Toshiba desde hace 17 años en este negocio pero se opone a la venta.

Sin embargo, Toshiba niega que Western Digital tenga que dar su consentimiento para la venta. El japonés quiere vender Toshiba Memory a un consorcio que tiene el apoyo del surcoreano SK Hynix.

La venta es esencial para Toshiba, pues le reportaría unos 2 billones de yenes (16.000 millones de euros) que servirían para que Toshiba pueda evitar la salida de sus acciones de los mercados de Tokio y Nagoya.

Tras un escándalo de malversaciones financieras que diezmó su equipo directivo en 2015, Toshiba está ahora lastrada por Westinghouse, donde también existen sospechas de irregularidades cometidas por exdirigentes.

La empresa ya ha retrasado varias veces la publicación de su balance financiero del ejercicio económico pasado (abril 2016-marzo 2017), que no estará disponible hasta el 10 de agosto y será, según el grupo, calamitoso, con una pérdida neta que podría rondar el billón de yenes (8.000 millones de euros).

El precio de la acción de Toshiba casi se ha reducido a la mitad en dos años, desde que salieran a la luz las irregularidades contables, responsabilidad de varios presidentes entre 2008/2009 y 2014/2015.

AFP