Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El cortejo fúnebre del asesinado dirigente serbokosovar Oliver Ivanovic recorre Mitrovica el 17 de enero de 2018

(afp_tickers)

Numerosos serbios de Mitrovica, en el norte de Kosovo, mostraron este miércoles su tristeza y pesimismo ante las pocas posibilidades de éxito en la investigación sobre el asesinato del dirigente político serbokosovar Oliver Ivanovic.

Fueron miles los que siguieron, hasta la salida de la ciudad, al coche fúnebre desde la sede de la pequeña formación socialdemócrata que dirigía Oliver Ivanovic, delante de la que fue asesinado el martes.

La policía indicó que todavía buscaba determinar la identidad de los asesinos.

Mitrovica, donde la policía reforzó la seguridad "en lugares sensibles", está dividida entre las comunidades serbia, en el norte, y la albanesa, en el sur.

Además existe una gran criminalidad.

Sus 85.000 habitantes todavía viven en un ambiente tenso, casi dos décadas después del conflicto de 1998-1999 entre las fuerzas serbias y los independentistas albanokosovares (13.000 muertos).

Con el apoyo de Belgrado, la minoría serbia de Kosovo (120.000 personas de 1,8 millones) rechaza todavía la independencia casi diez años después de su proclamación en febrero de 2008.

"Oliver nunca quiso irse de aquí, abandonar su Mitrovica y su Kosovo. Animaba a los serbios a quedarse. Pero el día en el que hay que acompañarlo a Belgrado llegó, en un ataúd", comentó Ksenija Bozovic, vicepresidente del partido Iniciativa Cívica.

"Habría estado bien que los miles de ciudadanos llegados a despedirlo hoy hubieran votado por él. Sería el alcalde" de Mitrovica norte, dijo por su parte su abogado, Nebosja Vlajic.

Oliver Ivanovic, de 64 años, uno de los pocos representante de su comunidad que hablaba albanés, tenía una imagen de moderado entre la clase política serbia de Kosovo, aunque iba a ser juzgado de nuevo por crímenes de guerra cometidos en 1999 contra los albanokosovares, una acusación que negaba.

También era uno de los pocos en oponerse a la línea política impuesta desde Serbia a los serbokosovares.

Con su muerte, "ya no nos quedan políticos civilizados", se lamentó Sasa, de 41 años, que no quiso dar su nombre completo.

Según los resultados de la autopsia revelados en la noche del martes, Oliver Ivanovic recibió seis disparos de un revólver aparentemente equipado con un silenciador, un "Zastava", la marca de armas de la ex Yugoslavia.

La policía anunció este miércoles que había interrogado a testigos y abierto una línea telefónica especial para recopilar información de manera confidencial.

También examina las imágenes de las cámaras de vigilancia e investiga los desplazamientos del Opel Astra desde el que dispararon los asesinos, encontrado después calcinado cerca del lugar del crimen.

- '¿Acto terrorista o asesinato político?' -

La investigación, codirigida por fiscales serbios y albaneses de Kosovo, deberá esclarecer muchos misterios: ¿asesinos serbios o albanokosvares? "¿Acto terrorista o asesinato político?", lanzaba el diario serbio independiente Danas.

"Las policías, tanto la nuestra como la suya, no harán nada, como siempre", dijo Sasa, convencido de que los asesinos nunca serán descubiertos.

Si este asesinato "no se esclarece, ¿qué pueden esperar los ciudadanos?", se preguntaba el vicepresidente del partido, Ksenija Bozovic.

El diario kosovar Koha Ditore temía este miércoles las consecuencias de este asesinato, que "tensa la situación en el norte de Kosovo".

El crimen se produjo el día en el que se debían reiniciar en Bruselas las negociaciones entre los serbios de Kosovo y las autoridades de Pristina para una normalización de sus relaciones, un proceso en punto muerto desde hace meses.

Desde que se conociera el asesinato, los serbios anularon la reunión. El negociador kosovar, Avni Arifi, los llamó a volver a la mesa de discusiones.

El gobierno kosovar indicó este miércoles que había dado luz verde a una visita este fin de semana a las zonas serbias del norte de Kosovo del presidente serbio, Aleksandar Vucic, del que Oliver Ivanovic era un adversario político.

Asesor del ministro kosovar de Relaciones Exteriores, Jetlir Zyberaj, le pidió "comportarse bien y respetar las reglas fijadas, durante su estancia en la república de Kosovo".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP