AFP internacional

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau (I), y el presidente francés, François Hollande, caminan por el cementerio militar canadiense de Vimy, en el norte de Francia, el 9 de abril de 2017

(afp_tickers)

Miles de personas acudieron este domingo a Vimy, en el norte de Francia, donde el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, preside la conmemoración del centenario de una batalla considerada como un episodio fundacional de la historia de su país.

En la ceremonia participan asimismo el presidente francés, François Hollande, y el príncipe Carlos de Inglaterra, junto a sus hijos Guillermo y Enrique.

Como Trudeau, unos 20.000 canadienses han viajado al norte de Francia para conmemorar esta batalla, vista como uno de los momentos decisivos de la I Guerra Mundial.

En tres días de lucha contra las fuerzas alemanas, unos 3.600 soldados canadienses murieron y 7.000 más resultaron heridos.

"La batalla de la colina de Vimy supuso un punto de inflexión en la Primera Guerra Mundial y para Canadá, cuando los canadienses actuaron -y lucharon- como uno", afirmó Trudeau el mes pasado.

"En la colina de Vimy, recordaremos esta gran victoria y rendiremos tributo a todos los canadienses que respondieron a la llamada de servir" a Canadá.

La batalla comenzó en la mañana del 9 de abril de 1917. Formaba parte de una gran ofensiva británica conocida como la batalla de Arras concebida como maniobra de distracción para facilitar una amplia operación francesa más al sur.

En esta ofensiva también fueron cruciales los túneles cavados por las fuerzas neozelandesas, que permitieron a los canadienses atacar por sorpresa a las tropas alemanas. Se trató de la primera ocasión en que cuatro divisiones de Canadá lucharon juntas bajo el nombre de Canadian Corps.

- "Librarse del yugo colonial" -

Bajo un sol radiante, la multitud reunida en el memorial de Vimy formaba un mar de camisetas rojas que, en muchos casos, lucían la bandera de Canadá.

Un capitán del ejército canadiense retirado, Ken Piggott, de 54 años, vestía un uniforme militar con una ristra de medallas. "Vimy es importante porque fue la primera vez en que los canadienses combatieron juntos bajo un mando canadiense. Fue un paso importante para librarse del yugo colonial británico", declaró. "Por eso es una inmensa fuente de orgullo para mí".

Muchos canadienses consideran la victoria en Vimy como un paso significativo hacia la emancipación de su país de la Gran Bretaña colonial, pero muchos historiadores canadienses han restado importancia a la visión oficial sobre su significado de esta operación militar.

Michael Boire, miembro del Real Colegio Militar en Kingston, Ontario, considera esta visión "pura mitología", ya que Vimy ni fue decisiva para el resultado de la guerra ni fue "la más importante" de las batallas luchadas por los canadienses durante el conflicto, asegura.

"La importancia dada a la batalla de Vimy es una construcción mitológica de la posguerra", afirma, considerándola una "invención" que data de 1967, año del centenario de Canadá y 50 aniversario de la batalla.

Canadá no logró su (cuasi) autonomía política hasta 1931.

Otros expertos como Tim Cook, del Museo canadiense de la Guerra en Ottawa, consideran, sin embargo, que la importancia de este episodio no debería ser subestimada.

"Muchos historiadores y escritores consideran la victoria canadiense en Vimy un momento definitorio para Canadá, cuando el país emergió, salió de la sombra de Gran Bretaña y se sintió capaz de (aspirar a la) grandeza", insiste.

Trudeau, Hollande y el príncipe Carlos ofrecerán cada uno un discurso y depositarán coronas de flores en el memorial canadiense de Vimy.

AFP

 AFP internacional