El primer ministro canadiense, el liberal Justin Trudeau, descartó la posibilidad de formar un gobierno de coalición este miércoles, dos días después de ser reelecto para un segundo mandato pero sin lograr la mayoría absoluta.

"Tengo intención de sentarme con todos los jefes de los partidos en las próximas semanas para hablar de sus prioridades (y) de la forma en que podemos trabajar juntos para responder a las preocupaciones de los canadienses", declaró Trudeau en su primera rueda de prensa desde las elecciones del lunes.

"Pero puedo decirle que no entra en nuestros planes formar una coalición, formal o informal" con partidos de oposición para gobernar, añadió.

Al igual que en su primer mandato, el gobierno será paritario, con tantos hombres como mujeres, agregó el primer ministro, cuyo nuevo ejecutivo será presentado el 20 de noviembre.

El Partido Liberal de Trudeau ganó las elecciones legislativas al obtener 157 de los 338 escaños en la Cámara de los Comunes, contra 121 logrados por los conservadores de Andrew Scheer.

Estos últimos superaron no obstante a los liberales en el porcentaje de votos: 34,4% contra 33,1%.

Los liberales, además, no lograron la elección de ningún diputado en las provincias de Alberta y Saskatchewan (oeste).

- Trabajo compartido -

Para gobernar, Trudeau deberá buscar el apoyo puntual de los partidos más pequeños representados en la Cámara, como el Nuevo Partido Democrático (NPD) de Jagmeet Singh, el Bloque Quebequés (BQ) o el Partido Verde.

"Me tomaré el tiempo para pensar realmente en la mejor manera de servir a los canadienses y trabajar con estos otros partidos, y creo que eso es lo que esperan las personas que votaron por mí y también quienes no lo hicieron", expresó el primer ministro.

Con esta elección, "los canadienses han enviado un mensaje claro: esperan que sus líderes trabajen juntos en los grandes temas que les importan, incluida la lucha contra el cambio climático y el alza del costo de vida", señaló Trudeau.

- Oleoducto controvertido -

Impuestos más bajos para la clase media, la lucha contra el cambio climático, la extensión de un controvertido oleoducto entre las arenas petrolíferas de Alberta y la costa de Columbia Británica estarán entre las prioridades de su nuevo gobierno, adelantó el primer ministro.

Trudeau aseguró que el proyecto de expansión del oleoducto Trans Mountain continuará, a pesar de las protestas de los ambientalistas y los partidos con los que es probable que tenga que unir fuerzas para conseguir una mayoría en la votación parlamentaria.

"Tomamos la decisión de avanzar con la extensión del oleoducto Trans Mountain, ya que a Canadá le interesaba hacerlo", justificó Trudeau, quien agregó que el proyecto para triplicar el flujo de la instalación aún era de actualidad en su agenda.

El NDP, que obtuvo 24 escaños en el Parlamento, se ha opuesto firmemente al proyecto desde su nacionalización, al igual que el Partido Verde.

El gobierno de Trudeau compró en 2018 el oleoducto Kinder Morgan por 4.500 millones de dólares canadienses (unos 3.460 millones de dólares estadounidenses) para tratar de diversificar los mercados de exportación de una industria petrolera canadiense posicionada a media asta.

La adquisición, sin embargo, provocó el enojo del ala izquierda de su electorado, que la vio como una contradicción con las ambiciones ambientales del primer ministro.

Pero además de las negociaciones que tendrá que entablar con otras tiendas, Trudeau debe enfrentar la fuerte impopularidad asentada en las provincias occidentales, en el corazón de la producción petrolera.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes