La exembajadora estadounidense en Ucrania, destituida por Donald Trump, aseguró este viernes durante una audiencia del proceso de juicio político al presidente que se sintió intimidada por él, después de que este la criticara duramente en Twitter en medio de su testimonio ante el Congreso.

Durante una audiencia televisada, los demócratas que investigan a Trump con vistas a un juicio político interrogaron a Marie Yovanovitch durante cinco horas sobre sus relaciones con aliados del presidente a los que ella acusa de socavar la política exterior estadounidense en Ucrania.

La diplomática se ganó una gran ovación del público al concluir su testimonio, en el que detalló cómo fue sometida a una "dolorosa" campaña de calumnias antes de ser destituida abruptamente de Kiev.

El furioso tuit de Trump llegó cuando la embajadora llevaba menos de una hora de audiencia. En "todos los lugares a los que fue Marie Yovanovitch resultó ser mala", escribió el mandatario republicano sobre el desempeño de la exdiplomática, agregando que su despido en mayo pasado fue "absolutamente correcto".

Eso es "muy intimidante", se quejó Marie Yovanovitch al ser preguntada por los efectos que podría tener el tuit de Trump sobre ella y otros testigos. "No puedo decir lo que el presidente está tratando de hacer, pero creo que el efecto es intimidante", añadió.

El estallido de Trump mostró la tensión en torno a las audiencias públicas que buscan determinar si el presidente abusó de su cargo para su beneficio político personal.

El testimonio del viernes resultó ser más espectacular que las primeras audiencias del miércoles, en las que testificaron dos diplomáticos de alto rango, entre ellos el actual enviado principal a Ucrania.

El inquilino de la Casa Blanca cargó contra Yovanovitch mientras ella explicaba a los legisladores lo "peligroso" que era para los diplomáticos estadounidenses no contar con el respaldo de su propia administración.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, aseguró durante un receso en la audiencia: "No bastaba con que la embajadora Yovanovitch fuera calumniada, no bastaba con que fuera atacada, no bastaba con que fuera retirada del servicio sin razón alguna", dijo, ahora está experimentando la "intimidación de testigos en tiempo real por parte del presidente de Estados Unidos".

Schiff no dijo si se trataba de un delito que pudiera juzgarse en un proceso de destitución, pero la manipulación de testigos, incluida la intimidación, es un delito.

La investigación amenaza con convertir a Trump en el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a juicio político, después de Andrew Johnson, en 1868, y Bill Clinton, en 1998. Para que el mandatario sea destituido, tendría que ser condenado por el Senado, donde los republicanos tienen mayoría.

- "Caos" -

Yovanovitch asegura que, antes de su salida, fue blanco de una campaña orquestada en parte por el abogado del presidente, Rudy Giuliani, acusado de ayudar a Trump a coordinar los esfuerzos para presionar a Kiev para que investigara a su rival demócrata Joe Biden.

La exembajadora dijo que había sido expulsada por "afirmaciones falsas" difundidas por actores cuestionables aliados a Trump. Y expresó su preocupación por las represalias, especialmente después de enterarse de que el presidente, en una llamada telefónica con su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski en julio, la había descrito como una "mala noticia" y había asegurado que ella "iba a pasar por algunas cosas".

Pero, sobre todo, Yovanovich expresó su alarma por el hecho de que los embajadores pudieran ser tan fácilmente manipulados por falsas acusaciones e influencias extranjeras corruptas.

"Nuestra política en Ucrania se ha sumido en el caos y los intereses turbios, todo el mundo ha aprendido lo poco que se necesita para eliminar a un embajador estadounidense que no les da lo que quieren", dijo.

Yovanovich criticó a los líderes del Departamento de Estado y, por extensión, al Secretario de Estado, Mike Pompeo, por no hacer frente a las fuerzas que "aparentemente secuestraron" la política estadounidense en Ucrania y por no defenderla ante ataques "peligrosamente incorrectos".

- Malas noticias -

Los republicanos no cuestionaron la integridad de la exembajadora, pero recordaron que seguía siendo empleada del Departamento de Estado en un puesto prestigioso en una universidad.

Y la abrumaron con preguntas sobre los negocios del hijo de Joe Biden en Ucrania mientras su padre era vicepresidente de Estados Unidos. Yovanovitch reconoció que eso "podría dar la impresión de un conflicto de intereses".

Los congresistas republicanos también insistieron en que ella no podía aportar ningún elemento factual a las pesquisas, ya que no estaba en la embajada en el momento de los principales hechos investigados.

William Taylor, el encargado de negocios que la sustituyó en Kiev, declaró el miércoles en las primeras audiencias ante el Congreso, que otro embajador le informó de que Trump había condicionado el desbloqueo de fondos a Ucrania a la apertura de una investigación sobre Joe Biden. Trump dice que no recuerda haber dicho nada parecido.

El testimonio llegó junto con otras malas noticias para el presidente. El exasesor de Trump, Roger Stone, fue declarado culpable el viernes de mentirle al Congreso y de ser testigo de manipulaciones para intentar proteger al presidente en la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes