Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump (i), saluda a su homólogo de Polonia, Andrzej Duda, junto a las esposas de ambos, Melania y Agata (d), respectivamente, ante el Monumento del Levantamiento de Varsovia, el 6 de julio de 2017

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró este jueves el apoyo de su gobierno a la OTAN y advirtió, en un discurso en Varsovia, de que está en juego "nuestra civilización" occidental.

Al hablar en la capital polaca, primera etapa de una gira europea de cuatro días iniciada el miércoles por la noche, Trump hizo una inusual crítica a Rusia, que no mira con buenos ojos la expansión de la Alianza Atlántica en sus fronteras.

El mandatario estadounidense criticó el comportamiento "desestabilizador" de Rusia, la víspera de una reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la cumbre del G20.

Dijo que Estados Unidos trabaja con sus aliados para oponerse "a las acciones de Rusia y a su comportamiento desestabilizador".

Añadió que Rusia "pudo" haber interferido en las elecciones presidenciales de 2016 que le llevaron al poder. "Creo que pudo ser perfectamente Rusia. Pienso que también pudo haber otros países. No seré específico. Pero creo que mucha gente interfirió", afirmó Trump durante su visita a Varsovia.

El encuentro de Trump con Vladimir Putin durante la cumbre del G20 en Hamburgo, en Alemania, será observada con atención por sus pares, pero también en Estados Unidos, donde la influencia rusa en el entorno de Trump está en la mira.

El exdirigente soviético Mijail Gorbachov, de 86 años, pidió este jueves a Vladimir Putin y a Donald Trump "restaurar el clima de confianza" entre ambas potencias, en unas declaraciones a la agencia Ria Novosti.

"Perdimos mucho tiempo y hay que recuperar el tiempo perdido", añadió.

- "Sed de Dios" -

Además de las críticas a Rusia, Trump quiso dar confianza a sus aliados europeos y de la OTAN.

"Estados Unidos ha probado, no solo con palabras, sino con actos, que apoyamos firmemente el artículo 5" del tratado de la OTAN, dijo, un mes y medio después de una intervención en Bruselas donde de manera deliberada escogió no reiterar el compromiso estadounidense de respetar ese artículo relativo a la defensa mutua.

"La relación transatlántica entre Estados Unidos y Europa es siempre fuerte, y tal vez, en ciertos aspectos, incluso más fuerte que nunca", agregó ante unos 15.000 polacos que vinieron a escucharlo en una plaza de Varsovia.

Trump estimó que el futuro de Occidente está amenazado si las naciones y sus ciudadanos no se muestran determinados.

"La experiencia de Polonia nos recuerda (que) la defensa de Occidente se basa en última instancia no solo en los medios sino también en la voluntad de sus habitantes para imponerse", afirmó Trump.

"La cuestión fundamental de nuestra época es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir", prosiguió.

Trump habló de un Occidente confrontado a desafíos existenciales, como "defender nuestra civilización" contra el terrorismo, la burocracia y la erosión de las tradiciones.

- Divergencias transatlánticas -

Trump inició su gira europea por Polonia, país proestadounidense cuyos dirigentes conservadores se sienten cercanos a sus ideas.

Una primera etapa fácil antes de dirigirse este jueves por la noche a Hamburgo, donde sus homólogos de los 20 países más industrializados y emergentes lo esperan para tratar temas complejos, en medio de tensiones transatlánticas y la amenaza nuclear norcoreana.

El contexto de este viaje todavía se agravó más tras el ensayo el martes de un misil intercontinental norcoreano, capaz según algunos expertos estadounidenses, de alcanzar Alaska.

"Llamo a todas las naciones a afrontar esta amenaza global y a demostrar públicamente a Corea del Norte que hay consecuencias a su muy, muy mal comportamiento", declaró Trump en Varsovia.

Estados Unidos estudia medidas "bastante duras", agregó, pero aunque "esto no quiere decir que lo hagamos".

Esta es la segunda gira del presidente Trump por Europa, y viene acompañado por su esposa, Melania, su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner.

El primer viaje, en mayo, reveló la profunda desconfianza a ambos lados del Atlántico.

"Tras su viaje desastroso a Bruselas y Taormina, imágenes sonrientes junto a dirigentes europeos y muchedumbres aplaudiéndolo podrían ayudar a Trump a reparar su imagen en Estados Unidos", estima Piotr Buras, del Consejo europeo de relaciones exteriores, un grupo de reflexión paneuropeo.

Varias organizaciones de izquierda anunciaron manifestaciones para protestar contra la política de Trump, incluyendo su actitud ante las mujeres, pero estas marchas se llevarán a cabo lejos de los sitios visitados por el mandatario.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP