El Senado estadounidense volvió a validar el jueves el nombramiento de un juez controvertido, llevando a 160 el número de magistrados conservadores elegidos por el presidente Donald Trump.

Steven Menashi, un jurista de 40 años que trabaja en la Casa Blanca, fue nombrado juez en el poderoso tribunal de apelación federal de Nueva York con 51 votos a favor y 41 en contra.

Varios congresistas demócratas y una senadora republicana se habían opuesto a su nombramiento, acusando a Menashi de falta de experiencia y de haber hecho declaraciones polémicas en varias publicaciones.

El juez había recibido críticas por acusar a los militantes pro derechos de los homosexuales de explotar el asesino del joven gay Matthew Shepard con fines políticos o por defender el concepto de "nacionalismo étnico", utilizado a menudo por la ultraderecha.

Antes de la votación en el Senado, el jefe de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, llamó sin embargo a sus compañeros a confirmar el nombramiento de un "candidato impresionante".

Según la Constitución estadounidense, el presidente designa de por vida a los jueces de la Corte Suprema y a los jueces federales, pero el Senado debe ratificar su elección mediante un voto.

Durante la campaña de 2016, Trump logró el apoyo del electorado conservador tradicional al prometer nombrar a jueces que compartieran sus valores. Y esa base electoral le agradece haber cumplido su promesa.

Gracias a la mayoría republicana en el Senado, Trump logró el nombramiento de 160 jueces, incluidos dos en la Corte Suprema, de los 860 puestos, según el sitio web oficial Federal judicial center.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes