Navigation

Trump inyecta la inmigración al centro del debate en medio de la pandemia

El presidente estadounidense, Donald Trump, habla en la Casa Blanca el 20 de abril de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 21 abril 2020 - 15:07
(AFP)

En plena crisis por el coronavirus, y a poco más de seis meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Donald Trump anunció el martes la "suspensión" por 60 días de la entrega de permisos de residencia permanente, y enciende las acusaciones de querer usar la pandemia para promover su línea dura sobre la inmigración.

Cerca de 24 horas después de haber anunciado, en un tuit contundente pero muy vago, una suspensión temporal de la inmigración para proteger los empleos estadounidenses, el inquilino de la Casa Blanca ofreció los primeros detalles de un decreto que firmará "probablemente" el miércoles.

No afectará a las visas temporales y solo se aplicará a las personas que buscan los permisos de residencia permanente, las llamadas "Green cards", y con posibles excepciones.

Ante un escenario inimaginable hace tan solo unas semanas en la primera economía mundial producto de la pandemia -con 22 millones de nuevos desempleados-, la medida busca "proteger a los trabajadores estadounidenses", dijo el mandatario.

"Esto va a ayudar a los estadounidenses desempleados a que estén en primera línea cuando se reabra Estados Unidos", dijo Trump, que busca la reelección en las presidenciales de noviembre para un nuevo periodo de cuatro años.

"Sería injusto que los estadounidenses sean reemplazados por una mano de obra venida del extranjero", insistió el ex hombre de negocios, electo en 2016 con la promesa de construir un muro en la frontera con México.

Según los datos oficiales, Estados Unidos otorgó el estatus de residente permanente a cerca de 577.000 personas en el año fiscal 2019.

El número de visas de inmigración otorgadas en el año fiscal 2019 fue de 462.000, en retroceso respecto a las 617.000 de 2016.

Según responsables citados por el diario The Wall Street Journal, el decreto podría sin embargo prever excepciones para trabajadores agrícolas y migrantes que trabajan en el sector de la salud.

- "Medida de tipo autoritario" -

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia del coronavirus, con casi 45.000 muertos y 820.000 contagios.

Para luchar contra la propagación del virus, Trump había restringido desde enero los desplazamientos desde y hacia China, antes de prohibir -para los no estadounidenses- los viajes entre Estados Unidos y la mayoría de los países europeos.

Pero el tuit del mandatario republicano, de contenido borroso, provocó aireadas reacciones de sus adversarios políticos, que lo acusan de usar la pandemia para promover su línea dura sobre la inmigración.

El congresista de Texas Joaquín Castro denunció una maniobra que "busca desviar la atención del fracaso de Trump en detener la propagación del coronavirus".

"Es una medida de tipo autoritario para aprovecharse de la crisis y avanzar en su agenda contra la inmigración", añadió.

Su colega Jerry Nadler deploró que el presidente escogiera a los migrantes como chivos expiatorios en la crisis actual.

"La verdad es que muchos inmigrantes están en nuestras primeras líneas, protegiéndonos como doctores, enfermeras, ayudantes sanitarios, trabajadores agrícolas y empleados de restaurantes", escribió.

Si, como es probable, el debate llegara al terreno judicial, el mismo será seguido con particular atención.

La Corte Suprema, en los últimos meses, ha otorgado varias -y significativas- victorias a la administración Trump en materia de inmigración.

Hace un mes, el máximo tribunal autorizó al gobierno a seguir con una política que ha permitido enviar a México a más de 60.000 demandantes de asilo.

Anunciada en diciembre de 2018, esa política se aplica a todos los demandantes de asilo llegados a Estados Unidos desde México, pero no a los propios mexicanos, y permite mantenerlos afuera de Estados Unidos mientras sus casos son analizados.

Prueba de que Trump tiene la vista puesta en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, el mandatario multiplicó el martes por la mañana los tuits sobre su popularidad y sobre su victoria en 2016.

"Es impresionante que yo me convirtiera en presidente de Estados Unidos con medios totalmente corruptos y deshonestos que me atacan todo el día", escribió.

"¡O yo soy realmente bueno, mucho mejor de lo que los Fake News quieren admitir, o ellos no tienen ni de cerca el poder que una vez creímos que tenían!", siguió.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.