Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, con su nuevo jefe de gabiente, John Kelly, en la Casa Blanca, en Washington, el 31 de julio de 2017

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Donald Trump, negó que reine el caos en la Casa Blanca, sacudida por rivalidades internas y donde este lunes asumió el nuevo jefe de gabinete, John Kelly.

"¡No hay caos en CB!", afirmó Trump en Twitter poco antes de tomarle juramento, y tras destacar "mejores estadísticas económicas", "desempleo más bajo en 17 años", "aumento de salarios", "frontera segura".

Kelly, de 67 años, reemplaza a Reince Priebus, forzado a retirarse la semana pasada después del fracaso en el Congreso para derogar el Obamacare, una de las prioridades de Trump, y tras conocerse una agria disputa interna en el círculo más cercano del presidente.

La suerte de Priebus quedó sellada tras la llegada de Anthony Scaramucci a la Casa Blanca como nuevo jefe de Comunicaciones.

Scaramucci había llegado a la conclusión de que Priebus era el principal responsable por la incontenible secuencia de filtraciones a la prensa de datos internos de la Casa Blanca, incluyendo informaciones comprometedoras.

El general Kelly -"hará un trabajo espectacular, no tengo dudas, como jefe de gabinete", dijo Trump el lunes después de la ceremonia en el Salón Oval.

Los republicanos esperan que Kelly, hasta ahora secretario de Seguridad Nacional, logre imponer disciplina en una Casa Blanca considerada por muchos un nido de serpientes.

El jefe de gabinete se encarga de la agenda del presidente y es el funcionario de más alto rango en la Casa Blanca, con decisión sobre quién tiene acceso al líder estadounidense.

Pero muchos se preguntan si podrá controlar los tuits de Trump, quien ha parecido alentar las luchas internas entre varias facciones que se disputan el poder en su gobierno.

Bajo presión por una investigación sobre los contactos de su equipo de campaña con Rusia, Trump acusó la semana pasada a su propio fiscal general, Jeff Sessions, de deslealtad, antes de echar a Priebus.

También en Twitter, Trump insinuó el lunes que el Congreso debería reemplazar su propio plan de salud tras su fracaso en la revocación de Obamacare, la reforma sanitaria insignia de su predecesor Barack Obama.

"¿Por qué el Congreso no debería pagar lo que el público paga?", se preguntó el mandatario.

La tumultuosa administración de Trump ha estado marcada por la polémica.

Desde que asumió en enero, el multimillonario republicano ha despedido a varios altos funcionarios, entre ellos su asesor de seguridad nacional y el director del FBI, algo sin precedentes en tanto poco tiempo de gobierno.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP