El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió el jueves a sacar su artillería retórica para instar a la Reserva Federal (Fed) a apurar la rebaja de las tasas de interés, a escasos días de que la entidad analice el rumbo de su política monetaria.

"La Reserva Federal está a la deriva en sus obligaciones si no baja la tasa e incluso, idealmente, estimula" la economía, dijo Trump en un tuit relativamente moderado en comparación con mensajes anteriores en los que tildó de "estúpidos" y "patéticos" a los miembros de la Fed.

Trump ha sostenido que la Fed fue demasiado agresiva cuando subió las tasas cuatro veces en 2018. La entidad revirtió el curso de su política monetaria y las redujo este año.

Bajo la presidencia de Jerome Powell, quien fue escogido por el propio Trump, la Fed rebajó dos veces los intereses este año y se espera que haga lo mismo en la reunión de política monetaria de la semana que viene, pese a que algunos economistas creen conveniente que haga una pausa.

La andanada de insultos y críticas de Trump a la Fed se atenuó en las últimas semanas. El ultimo ataque fue hace dos semanas cuando dijo que los miembros de la Fed "no tienen ni idea de qué hacer".

"Miren al mundo y a nuestros competidores. Alemania y otros países realmente pagan por prestar dinero. La Fed fue demasiado rápida para aumentar y demasiado lenta para rebajar" las tasas, tuiteó Trump el jueves.

El Banco Central Europeo mantuvo el jueves su principal tasa de interés en -0,5% mientras que la del Banco de Japón es de -0,1% en tanto persiste la morosidad del crecimiento económico.

- Señales económicas mezcladas -

Los indicadores de la economía estadounidense dan señales contradictorias sobre el rumbo de la mayor potencia mundial.

Los pedidos industriales de bienes duraderos cayeron un 1,1% en septiembre en otra señal de debilidad del sector manufacturero castigado por la guerra comercial, General Motors y Boeing.

Ese resultado muestra que 2019 se perfila hasta ahora como un año para el olvido. Las ventas industriales de los nueve primeros meses son un 0,9% menores a las del año pasado.

La venta de casas nuevas bajó un 0,7% en septiembre, pero subió un 15% respecto al mismo mes del 2018.

Con salarios en aumento, bajas tasas de interés y un desempleo históricamente bajo, la venta de casas nuevas subió entre junio y agosto.

Pero el mercado de viviendas mus usadas, que es mucho mayor, también cayó en setiembre, según datos del sector inmobiliario estadounidense.

La escasez de mano de obra y el encarecimiento de los materiales debido a la guerra comercial con China elevan el precio de las casas nuevas lo cual asusta a los clientes y hace que los constructores sean reticentes o incapaces de emprender muevas edificaciones.

La economista Yelena Maleyev, de la firma GrantThornton, dice que los precios inmobiliarios subieron debido a la elevada demanda y escasa oferta.

"Condados manufactureros, la mayoría de ellos concentrados en el Medio Oeste, han sido los más castigados por la guerra comercial y más recientemente por la huelga en General Motors. Esas pérdidas se derraman sobre el mercado de la vivienda", dijo en un análisis.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes