Turquía indicó el miércoles que contaba con Rusia para poner en marcha el acuerdo sobre Siria alcanzado la víspera por los presidentes Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, ya que no tiene "plena confianza" en el régimen de Damasco.

Erdogan y Putin concluyeron el martes un acuerdo según el cual Moscú tiene que facilitar la retirada de la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG) de las zonas que controla en la frontera turca.

Militares rusos y sirios tenían que empezar a patrullar en algunos sectores.

"Rusia está determinada, pero respecto al régimen, no conseguimos tener plena confianza", declaró el jefe de la diplomacia turca, Mevlüt Cavusoglu, en una entrevista a la agencia estatal Anadolu.

"¿Podría el régimen cooperar con (las YPG)? Es posible. Si es el caso, haremos lo necesario", añadió Cavusoglu, afirmando que Putin prometió a Erdogan que transmitiría un "ultimátum firme" a los combatientes kurdos para que se retiren.

Turquía lanzó el 9 de octubre una ofensiva contra las YPG, un grupo que considera "terrorista", pero que apoyó a los países occidentales en su lucha contra el grupo Estado Islámico (EI).

Ankara interrumpió su operación la semana pasada tras un acuerdo con Estados Unidos que preveía la retirada de las YPG a más de 30 km de la frontera turca, en una franja de 120 km de largo, entre las ciudades de Tal Abyad y Ras Al Aín.

El acuerdo concluido con Rusia el martes incluye la retirada, en un plazo de 150 horas a partir de las 09H00 GMT del miércoles, de las YPG de las zonas restantes de la frontera turca entre el río Éufrates y la frontera iraquí.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes