Militares turcos y rusos comenzaron el viernes a patrullar conjuntamente una región del noreste de Siria, en cumplimiento del acuerdo que puso fin a la operación militar lanzada por Ankara a principios de octubre contra los kurdos de esta región siria.

Según pudo comprobar un periodista de AFP desde el lado turco de la frontera, las patrullas comenzaron hacia las 09h00 GMT en un pueblo sirio de la región de Dirbassiyeh.

Los soldados, en una decena de vehículos militares turcos y rusos, se dirigieron hacia el este de Dirbassiyeh para patrullar en una zona de varias decenas de kilómetros, según fuentes militares turcas.

Según el acuerdo logrado el 22 de octubre entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y ruso, Vladimir Putin, la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) tenía hasta el martes pasado para retirarse de esta zona fronteriza.

Turquía quiere instalar en esta frontera una "zona de seguridad" de unos 30 kilómetros para separar su territorio de la zona donde están presentes las YPG, a las que considera "terroristas". Este grupo fue sin embargo un aliado clave de los países occidentales en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Fuentes rusas afirmaron esta semana que las milicias kurdas se habían retirado de la zona, aunque Erdogan declaró que sus tropas se reservaban el derecho de comprobar esta información, después del inicio de las patrullas conjuntas con Rusia.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes