Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un grupo de migrantes de Oriente Medio antes de cruzar la frontera croata-húngara, en Baranjsko Petrovo Selo, cerca de Beli Manastir, en Croacia, el 29 de septiembre de 2015, donde les espera la policía fronteriza y militares húngaros

(afp_tickers)

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó este viernes que algunos dirigentes, a los que no nombró, están utilizando la actual crisis migratoria para debilitar políticamente a la Unión Europea.

"Por primera vez desde que hago política, he oído a políticos declarar abiertamente que los refugiados que se dirigen a Europa son su método para imponer a ésta ciertos comportamientos", dijo Tusk en un foro europeo en Sopot, en la costa polaca del mar Báltico.

"Algunos dicen que es su método para debilitar a Europa en tanto que organismo político", añadió el presidente del Consejo Europeo.

Previamente, criticó "las soluciones militares propuestas por ciertos Estados en Siria", que según él corren el riesgo de "empujar a los ocho millones de sirios desplazados en el interior de su país a abandonar su patria".

En ese sentido mencionó "la implicación militar de Rusia, la implicación militar y política de Irán y la implicación cada vez más claramente planteada de China".

"Los refugiados se han convertido en un elemento de confrontación política y a veces, en las manos y el espíritu de algunos políticos, en un elemento de mercadeo, e incluso en un nuevo elemento de la guerra híbrida, de la que vimos las primeras señales en Crimea y en el Donbass", en el este de Ucrania, añadió Tusk.

"Y no estoy hablando sólo de Rusia", puntualizó.

El término de "guerra híbrida" fue utilizado para describir el conflicto armado en el este de Ucrania, en el que Kiev y las potencias occidentales acusan a Rusia de apoyar a los rebeldes de manera alternativa, con militares sin pertenencia declarada a un ejército, operaciones de fuerzas especiales, propaganda y maniobras militares en las fronteras.

Tusk reafirmó la vocación de la UE de acoger a los refugiados que huyen de guerras en sus países de origen, y advirtió contra la reaparición de "muros" dentro de la zona Schengen de libre circulación.

Por último, el polaco Tusk vio una razón de ser optimistas en el hecho de que los refugiados vayan a Europa, lo cual según él significa que ven en el continente un lugar donde serán bien tratados y podrán darle un futuro mejor a sus hijos.

AFP