Ucrania y los separatistas prorrusos empezaron este sábado a retirar sus tropas de un sector clave de la línea de frente en el este del país, el paso previo a una cumbre internacional para relanzar el proceso de paz.

"La retirada de las tropas y de las armas ha comenzado" entre las aldeas de Petrivske y Bogdanivka, dijo a los periodistas un alto responsable del ejército ucraniano, Bogdan Bondar.

La agencia oficial de prensa de los separatistas, DAN, informó en su web que "las autoridades de la República Popular de Donetsk (DNR) celebran el comienzo de la retirada de las armas y los soldados" de esta zona.

La retirada de tropas empezó poco después de las 12H00 (10H00 GMT). Los separatistas y los ucranianos lanzaron cohetes luminosos blancos para indicar que ambos campos estaban preparados, y luego uno verde, que significaba que empezaban a retirarse.

En Ucrania, una periodista de la AFP vio retirarse tres vehículos blindados de combate, dos camiones militares y unos 20 soldados.

"El 12 de noviembre a las 12H00 horas, las tropas y el equipo deberán haber sido trasladados a nuevas posiciones", lo que significa el fin del proceso de retirada, explicó Bogdan Bondar.

A continuación se dedicarán 25 días a la limpieza de la zona y al desmantelamiento de las trincheras y fortificaciones.

Las aldeas de Petrivské y Bogdanivka, la primera controlada por los separatistas y la segunda por Kiev, están situadas cerca de la "capital" rebelde de Donetsk.

La operación, que podría durar varios días, estaba prevista inicialmente para el lunes y luego el viernes, pero fue aplazada por disparos en la zona.

- Cumbre por la paz -

La retirada del sábado es "la última condicion previa para organizar la cumbre cuatripartita", explicó esta semana el jefe de la diplomacia ucraniana, Vadim Pristaiko.

En la cumbre participarán representantes de Ucrania y Rusia con la mediación de Francia y Alemania.

Pristaiko espera que este encuentro entre los presidentes Vladimir Putin (Rusia), Volodimir Zelenski (Ucrania), Emmanuel Macron (Francia) y la canciller alemana Angela Merkel, pueda tener lugar en noviembre, en París.

Se trataría del primer encuentro a este nivel para buscar una salida al conflicto que comenzó en 2016 en el este de Ucrania.

La celebración de la cumbre no se había concretado hasta ahora porque Rusia condicionaba el diálogo a la retirada de las tropas ucranianas en tres pequeños sectores de la línea de frente.

La retirada de tropas suscita preocupación en Ucrania, sobre todo entre los excombatientes.

"Las posibilidades de que la cumbre se celebre aumentan, pero todavía estamos lejos del 100%", declaró a la AFP el analista ucraniano Volodimir Fessenko.

A su juicio, aún quedan "muchos puntos de controversia entre Rusia y Ucrania sobre los que será difícil ponerse de acuerdo".

El conflicto dejó unos 13.000 muertes desde que empezó hace cinco años, un mes después de la anexión por parte de Moscú de la península de Crimea.

Ucranianos y occidentales acusan a Moscú de apoyar financiera y militarmente a los separatistas y de controlar de facto la zona, acusación que Moscú niega.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes