Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, dialoga en La Habana con el canciller cubano Bruno Rodríguez (de espalda) el 4 de enero de 2018

(afp_tickers)

La Unión Europea abogó el jueves por nuevas inversiones en Cuba, a quien respaldó en su lucha contra el bloqueo económico estadounidense, pero dejó claro que aún mantiene profundas diferencias con la isla en materia de derechos humanos.

"No es un misterio que uno de los puntos que siempre ha sido importante para la Unión Europea (UE) es la situación de los derechos humanos", explicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en su segundo y último día de visita oficial a Cuba.

"Creo que nuestro diálogo es extremadamente útil. Nuestras posiciones son aún lejanas y diferentes", aseveró en una rueda de prensa en la capital cubana.

La Habana es muy celosa de su independencia y soberanía con respecto a esta cuestión. Sin embargo, en junio de 2015 ambas partes abrieron un diálogo informal sobre el tema en Bruselas, que se repitió un año después en Cuba y en 2017 en la capital belga.

"Considero el tema como uno de los puntos que, para nosotros, políticamente es el más sensible e importante (...) Será importante continuar con esta aproximación constructiva, abierta y amigable", agregó.

La jefe de la diplomacia europea fue recibida este jueves por el presidente cubano, Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución de La Habana.

Castro y Mogherini "constataron la marcha favorable de las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, así como sus perspectivas de desarrollo", señaló un comunicado oficial leído en la televisión cubana.

- "Explorar negocios" -

La UE y Cuba pusieron en marcha en noviembre, de manera provisional, un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, a contramano de las políticas de endurecimiento de sanciones y del lenguaje político hacia la isla desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Pero a la espera de ser ratificado totalmente por los países europeos, Mogherini anunció un "nuevo capítulo" en el que la UE quiere "más inversiones y relaciones económicas con Cuba".

El bloque, según explicó, ya es el primer socio comercial de Cuba --ya era el primer inversor extranjero-- y en 2016 el intercambio comercial entre las partes superó los 2.400 millones de dólares.

Mogherini destacó que abordó "opciones concretas para incrementar las inversiones en Cuba" el miércoles, durante su encuentro con el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

El primer Consejo Conjunto bilateral se reunirá en Bruselas el 28 de febrero "para avanzar (...) en acuerdos concretos" de cooperación, y a finales de este mes viajará a la isla una delegación del Banco de Inversiones Europeo para "explorar" negocios conjuntos, aseguró.

La diplomática se reunió el jueves con el presidente del Parlamento, Esteban Lazo, y el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, quien calificó el acuerdo de "demostración de buena voluntad y respeto recíproco que permitirá entenderse y avanzar en beneficio mutuo en todos los campos, por encima de las diferencias".

Mogherini también aprovechó para reiterar el apoyo europeo al cambio de gobierno que vivirá la isla el 19 de abril, cuando Raúl Castro abandone la presidencia.

La UE acompañará "con mucho cuidado, atención y respeto (...) la transición presidencial que tendrá lugar en la isla", que calificó como un "paso histórico".

Está previsto que el sucesor de Castro sea un mandatario más joven, en lo que será el primer relevo generacional en casi 60 años.

- No al embargo de EEUU -

La diplomática no desaprovechó su último día de trabajo para lamentar de nuevo "que la administración actual de Estados Unidos al parecer haya cambiado su política hacia Cuba" y mantenga un embargo.

"Estamos convencidos (...) de que es de interés europeo, cubano e internacional en general tener relaciones, discutir desacuerdos y profundizar en la cooperación", subrayó.

Mogherini, quien el miércoles consideró que el plan restrictivo que Washington aplica contra Cuba desde 1962 "no es la solución" a las diferencias, reiteró su rechazo a las sanciones "extraterritoriales" que Estados Unidos impone a empresas europeas que comercian con la isla, cuyos intereses defenderán, aseguró.

Aunque las reformas de Raúl Castro y el Partido Comunista abrieron un pequeño espacio a la iniciativa privada y a la libertad de viaje, La Habana no renuncia a su sistema de partido único, es reacia a legalizar la oposición y mantiene su ideología comunista.

La retórica beligerante de Trump con Cuba concitó incluso llamados de vuelta a las trincheras por parte de algunos sectores de la sociedad cubana.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP