Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los restos del avión de carga turco estrellado contra varias viviendas en la localidad kirguís de Dacha-Suu, cerca de Biskek, el 16 de enero de 2017 tras el accidente, que dejó 37 muertos

(afp_tickers)

Al menos 37 personas, entre ellas seis niños, murieron este lunes en Kirguistán al estrellarse un avión de carga turco en una zona poblada cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto capitalino de Biskek, a causa, según las autoridades, de un error de pilotaje.

El Boeing-747 de la compañía ACT Airlines que cubría una ruta entre Hong Kong y Estambul vía Biskek se estrelló contra la localidad de Dacha-Suu, cerca del aeropuerto de Manas, poco después de las 07H00 locales (01H00 GMT), según el Ministerio de Situaciones de Emergencia kirguiso.

Según el Ministerio de Salud, la gran mayoría de las víctimas son habitantes de esa localidad. Seis niños fallecieron, así como cuatro pilotos, precisaron los servicios médicos.

Horas más tarde, una parte de la cola del avión yacía todavía sobre el tejado de una casa completamente destruida, mientras que otros restos estaban dispersados por las calles del pueblo, llenas de vehículos dañados y árboles calcinado.

"Al menos 37 personas murieron" en el siniestro, declaró a la AFP un portavoz del Ministerio e Situaciones de Emergencia, Mujhamed Svarov. "Me desperté a causa de una fuerte explosión y vi llamas inmensas", contó a la AFP una residente que pidió el anonimato.

"El avión se estrelló sobre las casas y mató a familias enteras", relató a la AFP otro testigo del accidente que tampoco quiso dar su nombre. "No quedó nada de las casas, la gente murió con sus hijos, muchos estaban durmiendo", agregó.

Los restos del avión dañaron un total de 43 viviendas, 15 de las cuales quedaron destruidas, según las autoridades, que lanzaron una operación de rescate con varios equipos de socorristas, bomberos y médicos.

Una de las cajas negras del avión fue hallada cerca del aeropuerto, anunció el gobierno kirguiso, aunque no precisó cuánto tiempo tomará su estudio. Las labores de rescate fueron suspendidas tras la caída de la noche. Se reanudarán el martes.

- Posible error de pilotaje -

El aterrizaje del aparato, que debía hacer escala en Biskek para repostar carburante, se desarrolló en plena niebla pero "las condiciones meteorológicas permitían aterrizar", indicó el viceprimer ministro kirguiso Mujametkali Abulgaziev.

"Once aviones efectuaron su aterrizaje en la niebla" antes que el Boeing turco, precisó en una conferencia de prensa retransmitida por la televisión pública. "Según las primeras conclusiones de los especialistas, se trata de un error de pilotaje", subrayó.

El avión pertenecía a la compañía aérea turca ACT Airlines, conocida también como myCargo. Fundada en 2004 y con sede en Estambul, un 49% de ACT Airlines pertenece al grupo chino HNA Group y en 2011 fue rebautizada con el nombre de myCARGO. El fabricante de aviones estadounidense Boeing aseguró que sus equipos estaban dispuestos a participar en la investigación.

- Duelo nacional -

El presidente kirguiso, Almazbek Atambaiev, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y dio orden al Gobierno de "investigar a fondo qué originó la tragedia", según un comunicado de la jefatura del Estado. Además, decretó que el martes se guardará duelo nacional.

Atambaiev regresó el domingo por la noche de sus vacaciones en China. Su avión se vio obligado a aterrizar en el aeropuerto de Issyk-Kul, unos 400 km al este de Biskek, "debido a la niebla" que reinaba sobre la capital, agregó el comunicado. Tras varias horas cerrado, el aeropuerto de Manas volvió a funcionar hacia las 07H30 GMT.

Los accidentes de avión en zonas urbanas se producen, la mayoría de las veces, durante el despegue o el aterrizaje, en los barrios próximos a los aeródromos.

Uno de los últimos accidentes de este tipo se remonta al 30 de noviembre de 2012 cuando un Ilyushin IL76, de la compañía aérea armenia Rij Airways, se estrelló contra un barrio periférico cercano al aeropuerto de Maya-Maya en Brazzaville (República del Congo), dejando 32 muertos, 25 de los cuales no iban a bordo de la nave.

Más recientemente, el 30 de junio de 2015, un avión militar indonesio, un Hercules C-130, se estrelló poco después de su despegue en una zona habitada de la ciudad de Medan, en la isla de Sumatra, causando la muerte de sus 122 ocupantes y de una veintena de personas en tierra.

AFP