Navigation

Un hombre ataca con un cuchillo a dos policías en Bruselas

Unos policías belgas hacen guardia en la calle durante una acción policial el 18 de marzo de 2016 en el barrio de Molenbeek, en Bruselas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 septiembre 2016 - 17:42
(AFP)

Un hombre atacó este miércoles con un cuchillo en la comuna bruselense de Molenbeek a dos agentes policiales que no resultaron heridos, durante un control en un parque, informaron las autoridades locales.

Una mujer que encontraba en el parque de Bonnevie de Molenbeek, de donde proceden varias de las personas implicadas en los atentados de noviembre en París, indicó a una patrulla de dos policías que un individuo armado con un cuchillo se encontraba en las inmediaciones, explicó a la AFP una portavoz de la fiscalía de Bruselas.

"Cuando los policías quisieron darle el alto, empezó directamente a acuchillarlos", precisó la portavoz Ine Van Wymersch, añadiendo que uno de los policías recibió siete cuchilladas y otro sólo uno.

Los chalecos antibalas los protegieron y no resultaron heridos, indicó.

Los hechos tuvieron lugar hacia las 14H45 (12H45 GMT), había indicado previamente una portavoz de la policía local, Julie Mampuy.

El joven, un marroquí de 24 años en situación irregular, "ya contaba con varias órdenes de expulsión del territorio" belga y estaba fichado por la justicia por robos, "pero no por casos de terrorismo", según Van Wymersch.

Durante su agresión, y durante su detención por otra patrulla de policía un poco más tarde, "no pronunció tampoco ninguna palabra" que pudiera vincularle con el movimiento yihadista, añadió.

El ministro del Interior belga, Jan Jambon, confirmó el ataque en su cuenta Twitter. "Todo mi apoyo a los policías de Molenbeek. Afortunadamente, no hay heridos", tuiteó.

La policía debe interrogar al sospechoso en las próximas horas para decidir si pasará a disposición judicial, precisó la portavoz.

El 6 de agosto, un hombre hirió con un machete a dos policías en la localidad belga de Charleroi (sur) al grito de "¡Allahu akbar!" (Alá es grande), antes de ser abatido por las fuerzas del orden.

Este ataque se produce en un contexto de amenaza terrorista en Bélgica, cuya capital fue víctima de ataques coordinados en el aeropuerto y en una estación de metro el 22 de marzo (32 muertos), y en países vecinos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.