Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias mujeres descansan tras escapar el 23 de junio de 2017 de la ciudad vieja de Mosul, bastión del grupo yihadista EI en el norte de Irak

(afp_tickers)

Un kamikaze mató este viernes a 12 personas al hacerse explotar entre civiles que huían del casco antiguo de Mosul (norte), donde yihadistas atrincherados resisten con fiereza a las fuerzas iraquíes que intentan expulsarlos de su último bastión urbano en Irak.

La matanza ocurrió después de que el miércoles el grupo yihadista Estado Islámico (EI) destruyera la mezquita de Al Nuri y su célebre minarete inclinado en la ciudad vieja de Mosul.

"Tenemos en nuestro hospital de campaña a 12 muertos y más de 20 heridos, entre ellos mujeres y niños", declaró a la AFP Ahmed Hashem, médico y militar del ejército iraquí.

El ataque tuvo lugar en el barrio de Mashahda, en el casco antiguo, precisó.

"El kamikaze se infiltró en un grupo de personas desplazadas y se hizo estallar entre ellas antes de que lograran acercarse a nuestras tropas", declaró, por su parte, un coronel de la 16ª división de infantería.

Es difícil obtener un balance definitivo del número de víctimas, ya que la zona del ataque no está completamente bajo control, añadió esa fuente.

- Muchos peligros -

Según Abdel Ghani al Asadi, un comandante de las fuerzas de contraterrorismo (CTS), las unidades de élite que lideran los combates contra los yihadistas, unas 8.000 personas han logrado huir del casco antiguo desde que las tropas iraquíes lanzaran su ofensiva contra esa zona, el 18 de junio.

Cerca de 100.000 personas permanecen atrapadas en la parte vieja de Mosul, donde el grupo EI utiliza a algunos habitantes como escudos humanos.

Las fuerzas de seguridad, que avanzan cada día en la ciudad iraquí, temen que algunos miembros del grupo EI intenten huir del casco antiguo mezclándose con grupos de civiles, mientras que yihadistas chechenos, franceses o de otras nacionalidades se preparan para luchar hasta la muerte.

Omar forma parte de la veintena de civiles heridos y atendidos en el hospital de campaña tras la explosión. "Cuando las fuerzas de seguridad se acercaron a nuestro sector, echamos a correr hacia ellos", contó.

"Un hombre salió de la multitud (...) antes de hacerse explotar", añadió Omar, que aún vestía una camiseta ensangrentada. Su madre y su hermano murieron en el ataque, y su cuñada y sus dos hijos estaban desaparecidos.

Los civiles que residen en la zona del casco antiguo, en manos del grupo EI, afrontan muchos peligros. Quienes intentan escapar deben franquear las líneas de frente con el riesgo de ser ejecutados por los yihadistas si fracasan. Y los que eligen quedarse o no tienen opción de marcharse llevan meses sitiados y viven con muy poca agua y comida, en unos barrios golpeados a diario por las bombas de los aviones y el fuego de artillería.

Más de 800.000 personas han huido de sus casas desde el 17 de octubre, cuando las fuerzas iraquíes lanzaron una amplia operación para arrebatar la segunda ciudad del país al grupo EI, que se adueñó de ella hace tres años.

El sector controlado por los yihadistas es bastante pequeño, pero las calles estrechas y la presencia de numerosos civiles dificultan el avance de las fuerzas iraquíes.

- "Semanas" -

Varios responsables iraquíes y de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que respalda a las fuerzas de Bagdad, vieron en la destrucción de la mezquita de Al Nuri y su minarete una señal de que el grupo EI iba a perder pronto el casco antiguo.

"Cerca del 50% de la ciudad vieja ha sido reconquistado. No controlamos la mezquita [de Al Nuri], pero lo haremos en las próximas 48 horas", declaró un responsable de las CTS.

El general Asadi se muestra más prudente respecto al plazo necesario para ultimar la reconquista. "No puedo dar una duración exacta (...), pero puede llevar semanas", dijo.

Un oficial de los servicios de inteligencia iraquíes indicó, bajo anonimato, que uno de los más mayores temores es que los kamikazes se disfracen de miembros de las fuerzas de seguridad.

Según él, es probable que no queden más de 200 yihadistas en el casco antiguo de Mosul. "Todos los demás han huido, salvo 15 ó 20 que fueron detenidos mientras huían haciéndose pasar por desplazados", añadió.

AFP