Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las manos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión en la Casa Blanca, en Washington, el 2 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El republicano que encabeza el comité de Inteligencia de la cámara baja estadounidense, Devin Nunes, rechazó este lunes tener alguna prueba de contactos entre el equipo de campaña del presidente, Donald Trump, y funcionarios rusos, mientras la Casa Blanca trata de acallar la tormenta mediática sobre el tema.

La administración de Trump enfrenta acusaciones, basadas en información supuestamente vinculada por medios de comunicación a fuentes de inteligencia, sobre que el que fuera su jefe de campaña, Paul Manafort y otros integrantes del equipo, habrían tenido contactos antes de la elección con agentes rusos.

Esos contactos se dieron cuando Rusia llevó a cabo una operación, que fue considerada por la inteligencia estadounidense, como destinada a interferir en la elección y favorecer a Trump sobre su rival Hillary Clinton.

El FBI, la CIA y otras agencias están investigando esa intervención, la cual habría venido directamente del presidente ruso, Vladimir Putin, según declararon en diciembre jefes de inteligencia de Estados Unidos. Moscú ha rechazado cualquier interferencia.

"Aquí en el comité nosotros seguimos sin tener ninguna evidencia de ellos hablándole a los rusos", dijo a periodistas el republicano Nunes.

"Y lo que he tenido que decir a mucha gente es que no hay nada", indicó.

Nunes no dijo qué agencias de seguridad o de inteligencia estadounidenses han dado información al comité, que lleva a cabo una investigación para comprobar la intervención rusa en la política interna de su país.

El legislador dijo que la investigación continuará, junto con otras del comité de Inteligencia del Senado y de otros dos comités de la cámara alta.

"Sólo para ser claros, no hemos eliminado nada", añadió Nunes.

"Necesitamos saber si hay estadounidenses que hablan con los rusos", indicó.

AFP