Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El coche bomba, fotografiado el 28 de diciembre de 2015 cerca del aeropuerto de Kabul, tras haber hecho explosión

(afp_tickers)

Un civil murió este lunes en un atentado con coche bomba que golpeó una zona cercana al aeropuerto de Kabul, un ataque que fue reivindicado por los talibanes y que se produce un día después de que el Gobierno anunciara una iniciativa para impulsar los diálogos de paz.

"La bomba explotó cerca del aeropuerto de Kabul (...) estamos recogiendo información", dijo a la AFP Gul Agha Rohani, subcomandante de la policía de Kabul.

El portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqi, dijo en su cuenta de Twitter que un civil murió y que cuatro resultaron heridos por la explosión.

El ataque se produce en un momento en que la ofensiva de los talibanes contra el Gobierno y objetivos extranjeros se ha intensificado.

El portavoz de los talibanes, Zabihulá Mujahid, informó de que el grupo era responsable del ataque suicida contra un convoy extranjero, en el que aseguró que hubo "varias bajas y heridos entre las fuerzas de ocupación". Sin embargo, el grupo armado suele exagerar el balance de sus acciones.

Pakistán albergó una primera ronda de negociaciones entre el Gobierno afgano y los talibanes en julio, pero un segundo ciclo de diálogo que debería haber tenido lugar después, fue postergado 'sine die' tras el anuncio de la muerte del mulá Omar, fundador del movimiento.

Este ataque se produce después de que el domingo, Rahel Sharif, jefe del estado mayor del ejército paquistaní, viajara a Kabul, donde se entrevistó con el presidente, Ashraf Ghani, para preparar un nuevo ciclo de conversaciones. La presidencia afgana precisó en un comunicado que representantes de su país, paquistaníes, estadounidenses y chinos participarán en esta reunión, que según el ejército de Islamabad, tendrá lugar en enero, en un lugar que no fue revelado.

Kabul estima que no puede dejar fuera a su vecino Pakistán para reavivar las conversaciones de paz, actualmente moribundas, destinadas a poner punto final a la insurrección de los talibanes, que perdura desde la caída del régimen de éstos en 2001.

Actualmente, las fuerzas afganas intentan frenar el avance de los talibanes, que han logrado conquistar amplias zonas de la provincia meridional de Helmand.

Algunos observadores apuntan a que el grupo busca aumentar sus acciones y los territorios bajo su influencia, en un intento de obtener más margen de negociación en los diálogos.

AFP