AFP internacional

Una bandera del grupo yihadista Estado Islámico, fotografiada en una carretera en Manbij, en el norte de Siria, el 23 de junio de 2016

(afp_tickers)

Un yihadista belga fue condenado este lunes en Amberes (norte) a 28 años de prisión por haber cometido un asesinato en Siria, lo que constituye una primicia para la justicia belga, informó la agencia de prensa Belga.

El hombre, de 24 años, Hakim Elouassaki, era miembro de Sharia4Belgium, un grupúsculo islamista basado en esa ciudad y disuelto en 2012 tras haber reclamado la instauración de un "Estado Islámico" en Bélgica y haber enviado a numerosos combatientes a Siria e Irak.

Hakim Elouassaki viajó en octubre de ese año a Siria, donde pasó a engrosar las filas de grupos yihadistas, probó la investigación judicial.

El 14 enero de 2013 confesó por teléfono a su novia, que permanecía en Bélgica, haber asesinado a alguien, según sus palabras, a un chiita tomado como rehén cuyo hermano no pudo pagar el rescate exigido (entre 30.000 y 70.000 euros). La llamada fue escuchada por la policía porque la joven tenía el teléfono pinchado.

Gravemente herido, Elouassaki volvió a Bélgica el 13 de abril de ese año y fue inmediatamente detenido. Y aunque durante el juicio sus abogados han alegado que solo se trataba de "bravuconadas", el tribunal correccional de Amberes lo condenó este lunes a 28 años de prisión.

En el mismo proceso, cinco miembros más de su grupo, acusados de participar en un vídeo en el que se muestra una decapitación, fueron absueltos por falta de pruebas.

Y en un segundo proceso también concluido este lunes, otra cámara del tribunal de Amberes condenó a cinco años de prisión firme a seis miembros de un grupo salafista por "participación o tentativa de participación en las actividades de un grupo terrorista", en referencia al grupo Estado Islámico (EI).

Un séptimo acusado, que mostró su voluntad de reinserción, fue condenado a cuatro años con remisión condicional de la pena.

AFP

 AFP internacional