Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El lago de Tsomgo, en el estado indio de Sikkim (noreste), que hace de frontera con Bután y China, el 11 de febrero de 2017

(afp_tickers)

India denunció este viernes como un atentado a su "seguridad" la construcción de una nueva carretera militar china en una meseta estratégica que tensa desde hace varios días las relaciones entre India, China y Bután.

Nueva Delhi "comunicó al Gobierno chino que dicha construcción representaría un cambio significativo del 'statu quo' con serias implicaciones para la seguridad de India", declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Situada en el flanco oeste de Bután y al este del estado indio de Sikkim, el valle tibetano de Chumbi une los territorios indio, chino y butanés.

Aunque el valle es reconocido como propiedad de China, la meseta de Doklam en su parte sureste es objeto de un contencioso entre Timbu y Pekín.

Bután sostiene que la cuestión de la soberanía de esta zona todavía debe resolverse.

China asegura en cambio que Doklam -a la que llama Donglang- forma parte de su territorio y que, por tanto, tiene todo el derecho de hacer obras allá.

"El 16 de junio un equipo de construcción del Ejército Popular de Liberación entró en la zona de Doklam y trató de construir una carretera", señala Nueva Delhi, que actúa como padrino de Bután a nivel internacional.

El valle del Chumbi es particularmente sensible para India porque está situado a unas decenas de kilómetros del corredor de Siliguri, una estrecha franja de tierra apodada "cuello de pollo" y que es la única unión entre las llanuras del norte y sus estados del nordeste.

Bután y China no mantienen relaciones diplomáticas oficiales y suelen dialogar a través de India.

El miércoles, el Gobierno butanés urgió a China a interrumpir las obras, denunciando una "violación de acuerdo".

Pekín condenó el martes una "incursión" de militares indios en su territorio para tratar de detener las obras.

En coordinación con las autoridades butanesas, "personal indio presente en la zona general (del puerto de montaña) de Doka La se acercó a los equipos para instarles" a dejar de trabajar, declaró este viernes Nueva Delhi.

AFP