Unos 250.000 checos -según cifras oficiales- se manifestaron este sábado en Praga para exigir la salida del multimillonario primer ministro Andrej Babis, acusado de corrupción, en vísperas del 30 aniversario de la Revolución de Terciopelo que derrocó al comunismo en la antigua Checoslovaquia.

Los manifestantes ondearon banderas checas y pancartas en las que pedían a Babis renunciar. Gritaron: "vergüenza!" y "dimitir!".

El Ministro del Interior, Jan Hamacek, citado por la agencia CTK, estimó en unas 250.000 el número de personas reunidas en el parque Letna, en el centro de Praga.

La manifestación tuvo lugar la víspera del 30 aniversario de la Revolución de Terciopelo, en la cual manifestaciones sin precedentes y una huelga general pusieron fin a cuatro décadas de totalitarismo impuesto por la antigua Unión Soviética en lo que entonces era Checoslovaquia.

Antiguo comunista, el populista Babis está confrontado a una serie de acusaciones de corrupción y a una investigación de la Comisión Europea sobre un posible conflicto de intereses en torno a su holding Agrofert que agrupa diversas actividades en sus vastas explotaciones agrícolas, en los medios y en el sector químico.

El jefe de gobierno checo, quinta fortuna del país según Forbes, rechaza las acusaciones y su partido populista sigue a la cabeza de los sondeos con alrededor del 30% de apoyo, a pesar de esas controversias.

Babis también está identificado como agente, en archivos secretos de la policía de los años 80, lo que el multimillonario desmintió firmemente.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes