Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas, el 23 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El gobierno venezolano activó este martes un sistema de oferta de divisas cuya tasa será fluctuante, manteniendo el control de cambios vigente desde 2003.

El ministro de Economía y Finanzas, Ramón Lobo, explicó que el proceso de oferta y asignación de divisas -que el gobierno monopoliza- será por subastas vía internet.

El tipo de cambio se determinará mediante un "cruce entre la oferta y la demanda", tomando en cuenta las bandas de precios que establezca el gobierno, que no detalló.

Al anunciar el nuevo sistema Dicom, el presidente Nicolás Maduro había dicho que el objetivo era derrotar el "dólar negro" (que se cotiza ocho vez por encima de la tasa oficial más alta).

El mandatario atribuye esa distorsión a una "guerra económica" del sector privado.

Pero analistas la vinculan con otros factores, principalmente la sequía de dólares que se generó por la caída de los precios del petróleo, fuente de 96% de las divisas en este país dependiente de las exportaciones.

Ello, sumado al control de precios, acentuó la escasez de todo tipo de bienes básicos, provocando que el sector productivo funcione al 30% de su capacidad, según los expertos.

Lobo destacó que ahora todo el proceso será automatizado para garantizar su "transparencia".

"Es un sistema muy engorroso, que ya genera muchas dudas. Lo principal para que un sistema cambiario funcione es que sea claro y sencillo", dijo a la AFP el economista Asdrúbal Oliveros.

También de libre flotación, una versión anterior del sistema complementario de divisas (Dicom) fue lanzada en marzo de 2016 con un valor de 206 bolívares por dólar. Actualmente se ubica en 721 bolívares.

En Venezuela, el gobierno socialista solo vende dólares a privados a través de dos tasas: Tipo de Cambio Protegido (Dipro) y Dicom.

La primera, de 10 bolívares por dólar, se asigna exclusivamente para importar productos básicos como alimentos y medicinas, lo que implica altos subsidios.

Al ser discrecional y 582 veces menor al precio del dólar paralelo (5.851,63 bolívares), la oposición denuncia que es una fuente de corrupción, pues asegura que empresas de papel compran esas divisas baratas y las revenden en el mercado negro, a veces sin realizar las importaciones pactadas.

El resto de los bienes en Venezuela son importados por el sector privado con dólares del mercado negro, lo que alienta una inflación que, según el FMI, podría cerrar este año en 720%.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP