Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Línea de ensamblaje en la fábrica de Volkswagen de Wolfsburgo, en el centro de Alemania, el 21 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El número uno mundial del automóvil, el grupo alemán Volkswagen, anunció este viernes que obtuvo un beneficio neto de 5.140 millones de euros en 2016, tras una fuerte pérdida en 2015 a causa del escándalo de los motores diésel.

En 2015 había presentado 1.600 millones de euros en pérdidas a causa de las consecuencias de su sistema de fraude para ocultar las emisiones de gases de 11 millones de vehículos.

El fabricante alemán generó un volumen de negocios de 217.300 millones de euros (+2%) y el beneficio operacional fue de 7.100 millones de euros.

El margen operacional, que mide su rentabilidad, subió al 6,7%, superior al objetivo que se había fijado.

"Las cifras lo demuestran. Volkswagen es muy robusto, tanto a nivel operacional como financiero. Eso nos da confianza en el futuro", comentó el patrón del grupo, Matthias Müller, citado en un comunicado.

A pesar de problemas persistentes en países como Brasil y Rusia, y del dieselgate, el grupo, con 12 marcas, entregó 10,3 millones de vehículos en el mundo, gracias en buena parte al tirón chino.

Esas cifras le han permitido convertirse en número uno mundial, por delante del japonés Toyota.

Para 2017, Volkswagen se fija un aumento del 4% de su volumen de negocios.

Los buenos resultados le permiten además reservar 4.400 millones de euros en el cuatro trimestre, para cubrirse ante el costo de posibles juicios en todo el mundo relacionados con el escándalo Dieselgate.

En total, Volskwagen tiene un margen de provisiones de 22.600 millones de euros. Tan solo en Estados Unidos se ha comprometido a desembolsar 22.000 millones de euros.

Por otro lado, y para mejorar su imagen pública, el grupo anunció igualmente el viernes una reducción del 40% de los salarios de sus principales dirigentes.

La remuneración del patrón del grupo no podrá sobrepasar los 10 millones de euros anuales, mientras que los otros miembros del directorio podrán percibir hasta 5,5 millones de euros por persona.

"La remuneración máxima teórica baja hasta un 40% respecto al sistema precedente" indicó Volkswagen en un comunicado difundido con ocasión de una reunión de su consejo de vigilancia en su sede en Wolfsburgo (norte).

Esos topes salariales solo podrán ser alcanzados cuando los ejercicios anuales del grupo sean excepcionalmente buenos, indicó Volkswagen.

Este nuevo sistema, que estará vinculado más estrechamente a la evolución de la acción en bolsa, se aplicará a partir de este ejercicio financiero.

El nivel salarial de los dirigentes de Volkswagen causaba debate regularmente en Alemania, pero tras el escándalo de 11 millones de vehículos trucados en todo el mundo para falsificar sus emisiones de gases, las críticas arreciaron.

La polémica revivió a finales de enero cuando se divulgó la indemnización de salida de la directora jurídica del grupo, Christine Hohmann-Dennhardt, con un cheque de más de 12 millones de euros, según la prensa.

AFP