AFP internacional

Un enorme incendio destruye el campamento de migrantes Grande-Synthe situado en las afueras de la ciudad de Dunkerque, Francia, el 10 de abril de 2017

(afp_tickers)

Un enorme incendio redujo a "un montón de cenizas" el campamento de migrantes Grande-Synthe situado en las afueras de la ciudad de Dunkerque, en el norte de Francia, anunció el prefecto regional.

Al menos diez personas resultaron heridas por el fuego y el humo en este campo en el que vivían una 1.500 personas a finales de marzo en cabañas de madera, indicaron los bomberos.

"No queda nada más que un montón de cenizas", afirmó Michel Lalande, prefecto de la región norte de Francia a los periodistas en la escena, mientras los bomberos trataban de extinguir las llamas que devoraron unas 300 de estas casas prefabricadas.

Según Lalande, el fuego comenzó el lunes por la tarde tras una pelea entre afganos y kurdos iraquíes que dejó seis heridos por arma blanca.

Por su parte, un responsable municipal, Olivier Caremelle, afirmó que debía de tratarse de un incendio "provocado". "Ha prendido en varios sitios diferentes, no es posible que haya ocurrido de otra forma", señaló.

Los migrantes fueron evacuados del campo y serán realojados en centro de emergencia, según el prefecto, quien advirtió de que "será imposible volver a poner las cabañas donde estaban antes".

Una gran columna de humo rosa que salía del campo podía verse desde varios kilómetros de distancia.

La población del Grande-Synthe ha aumentado considerablemente desde la destrucción el pasado octubre de lo que quedaba de otro gran campo de migrantes a unos 40 kilómetros, conocido como la Jungla de Calais.

Según testigos, la pelea de este lunes se debió a las distintas condiciones en el alojamiento de una comunidad y otra, más favorable para los kurdos.

Abierto en marzo de 2016, esta instalación construida por la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) y la ciudad de Grande-Synthe había registrado varios incidentes violentos en los últimos meses.

En invierno de 2016, la prefectura se negó a permitir la apertura del campo evocando problemas de seguridad, especialmente en caso de incendio. El ayuntamiento de Grande-Synthe realizó trabajos complementarios y el Estado aceptó finalmente financiar el funcionamiento del que fue vendido como modélico en cuanto a sus normas de acogida.

Las autoridades francesas anunciaron a mediados de marzo que las fuerzas de seguridad planeaban desmantelar el campo tras varios enfrentamientos ocurridos en el lugar.

Durante más de una década, la costa norte de Francia ha atraído a miles de refugiados y migrantes que tratan de alcanzar Reino Unido. Las autoridades francesas han destruido una y otra vez en la zona los campos en los que esperan para cruzar.

Los migrantes se colocan cerca de la autopista para tratar de entrar en camiones que se dirijan al país vecino o pagan a traficantes para que los trasladen al otro lado del Canal de la Mancha.

AFP

 AFP internacional