Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un cartel cerca de la bolsa de Nueva York el 9 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Wall Street bajó levemente la semana pasada en lo que pare ser un signo de impaciencia sobre los primeros pasos que dará el nuevo presidente de Estados Unidos Donald Trump.

En la semana cerrada este viernes con la investidura de Trump, el Dow Jones bajó 0,29%, el Nasdaq dejó 0,34% y el S&P 500 retrocedió 0,15%.

"Es el calendario lo que pare estar causando problemas", dijo Gregori Volokhine de la firma Meeschaert al dar cuenta de la impaciencia estimulada por el lento proceso de confirmación de los miembros del nuevo gobierno estadounidense.

Los inversores se preguntan cuando y a qué ritmo, Trump empezará a instrumentar sus promesas de rebajar impuestos, aumentar los gastos en infraestructura y la eliminación de reglamentaciones de algunos sectores.

Esos tres factores fueron los que hiciera que Wall Street subiera sostenidamente y a niveles récords desde que Trump ganó las elecciones de noviembre.

Wall Street está ávida de conocer detalles concretos de la política económica de Trump y se pregunta qué obstáculos políticos podría eventualmente encontrar para implementar sus prometidas reformas.

Los inversores esperan especialmente esperan que esos planeas tan anhelados no sean eclipsados por exaltadas declaraciones de Trump o por decisiones proteccionistas.

"Ya no hay una sensación de euforia. Los inversores empiezan a decir 'vuelven los riesgos'," dijo Volokhine.

Wall Street observó con algo de aprensión el énfasis puesto por Trump al afirmar que en materia de economía la consigna será "Estados Unidos en primer lugar".

El entusiasmo se fue disipando durante la alocución" de Trump dijo Jack Ablin de BMO. "Creo que en algunos aspectos pasó a la confrontación", añadió.

Solo un par de horas después, la Casa Blanca anunció que Estados Unidos pedirá a Canadá y México renegociar el TLCAN y si no se logran modificaciones favorables a Washington, se procederá a la ruptura.

"El presidente Trump quiere renegociar el TLCAN", según las nuevas orientaciones política divulgadas por la Casa Blanca, tras la investidura del líder republicano.

"Si nuestros socios se rehúsan a una negociación que genere un acuerdo equitativo para los trabajadores estadounidenses, entonces el presidente avisará la intención de Estados Unidos de romper el TLCAN", dice el texto publicado en el sitio web de la Casa Blanca.

AFP